Los extremistas de izquierda están más dispuestos a usar la violencia en los últimos cinco años, de acuerdo con un reporte de las autoridades en Alemania difundido el miércoles.

Cifras publicadas por la agencia nacional de inteligencia BfV muestran que el número de extremistas de izquierda a quienes las autoridades consideran potencialmente violentas aumentó 27%, de 7.100 a alrededor de 9.000 entre los años 2012 y 2017.

La cantidad de crímenes violentos cometidos por extremistas de izquierda aumentó 88% durante ese período, a 1.648 desde 876.

El año pasado se produjo un aumento en la violencia de izquierda en parte debido a la cumbre del G20 en Hamburgo. El surgimiento del grupo de ultraderecha Alternativa para Alemania también ha dado a los extremistas de izquierda un nuevo objetivo en los últimos años.

El jefe de BfV, Hans-Georg Maassen, pidió un mayor debate público sobre la necesidad de rechazar la violencia como un medio para lograr fines políticos.