Niños
Un niño recibe atención médica. Archivo

En Estados Unidos, la atención en servicios de salud reporta disparidades entre los niños con necesidades especiales, afroestadunidenses y latinos en comparación con los menores anglosajones, afirma un estudio pediátrico.

La investigación, coordinada por Sara L. Toomey, de la Escuela de Medicina de Harvard, en Massachusetts, analizó en la "Encuesta Nacional de Salud de los Niños 2007" la proporción de padres que denuncian la falta de una atención eficaz para su hijo.

La muestra representativa a nivel nacional de 91 mil 642 padres confirmó una ausencia de coordinación para la atención, así como la falta de un enfoque en la familia en los centros proveedores de salud, como se indica en el reporte publicado en la revista Pediatrics.

Tres de cada diez menores no recibe una atención eficaz El 41 por ciento de los padres encuestados informó que sus hijos necesitan una atención coordinada en el servicio médico que reciben, mientras que 31 por ciento de los menores no recibió una atención eficaz. "Esto fue especialmente cierto para los padres de niños con necesidades especiales, menores negros y latinos", señala.

El 40 por ciento de los niños latinos y el 37 por ciento de los niños negros, así como el 41 por ciento de los menores con necesidades especiales, tenían más probabilidades de no recibir una atención eficaz, a diferencia del 27 por ciento de los niños blancos.

Tener un médico personal disminuyó las probabilidades de necesidades insatisfechas en la atención, pero no atenuaron las disparidades. Recibir atención centrada en la familia mitigó las disparidades relacionadas con la raza o etnia, pero no con el estado de salud o seguro médico.

Los autores concluyeron que las intervenciones que mejoran la atención centrada en la familia, en particular, podrían contribuir a reducir las disparidades raciales o étnicos en el servicio médico, como un paso inicial para corregir la situación.