Luego de que el presidente de Estados Unidos Donald Trump pidió a la OPEP incrementar la producción de petróleo y limitar los precios internacionales de la energía, Irán arremetió contra el mandatario el martes y dijo que el organismo “no es una organización estadounidense”.

Los ministros del Petróleo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo comenzaron a llegar a la ciudad de Viena, previo a su reunión programada para el viernes, en la que también estará Rusia, un país no miembro de la OPEP que desde fines de 2016 ha cooperado con el organismo para limitar la producción.

Los analistas prevén que el grupo considerará un aumento en la producción de alrededor de un millón de barriles al día, poniendo fin al recorte acordado en 2016.

El recorte ha elevado los precios del crudo en aproximadamente un 50%. En mayo, el crudo estadounidense de referencia registró su nivel más alto en tres años y medio con 72,32 dólares el barril. Ello provocó que Trump pidiera a la OPEP reducir la producción, y tuiteó en abril y nuevamente este mes que “la OPEP ha vuelto a las andadas” al permitir que suban los precios del crudo.

Bijan Namdar Zanganeh, el ministro del Petróleo de Irán, dijo en su llegada a Viena que la “OPEP no es una organización que reciba instrucciones del presidente Trump y las siga”.

Subrayando lo difícil que será la discusión sobre un aumento en la producción, Zanganeh dijo que los comentarios de Trump han arrojado dudas sobre la posibilidad de un acuerdo.

“Cada decisión de la OPEP debe ser unánime y no creo que en esta reunión podamos llegar a un acuerdo”, dijo el ministro, quien agregó que la cuestión “ha sido politizada por el presidente Trump”.