"La travesía", una crónica visual de los obligados a desplazarse, migrar, escapar...

  • El fotógrafo francés Mathieu Pernot dedica una exposición a los nómadas.
  • Gitanos, migrantes, desplazados por las guerras o la pobreza, personas que viven al margen... protagonizan la muestra.
Un emigrante afgano duerme en el centro de París
Un emigrante afgano duerme en el centro de París
Courtesy de l'artiste, © Mathieu Pernot

La exposición La Traversée (La travesía) se exhibe, hasta el 18 de mayo, en un museo dedicado a la fotografía, el Jeu de Paume de París. Sin embargo, en la muestra hay pasaportes, papeles con huellas dactilares, viejos permisos de residencia, retratos encontrados en el fértil azar de la búsqueda en los mercadillos o los restos de los campamentos, grabaciones de audio con las voces de los retratados...

Aunque en el conjunto manden las imágenes, la sensación del visitante es diferente a la de una exposición de fotos al uso: estamos frente a la historia de una comunidad. Una paradoja añadida: el conjunto humano que se nos muestra no tiene otra patria que el camino.

El fotógrafo y documentalista Mathieu Pernot (1970) firma en esta peculiar y emotiva antología una crónica visual de gitanos, migrantes, desplazados por la guerra o la pobreza, personas que deciden vivir al margen de la sociedad... Es, como explica el autor, un puzzle que evita el discurso en una sola dirección sobre los nómadas y el nomadismo, sobre la inquietud y el movimiento no siempre deseado.

Injusticia, desigualdad, fragilidad...

Para la exposición Pernot ha decidido establecer un diálogo entre algunas de las series que ha realizado en los últimos veinte años porque llegó un momento en que se percató de que, como casi todos los grandes fotógrafos, sus temas se reducían a dos o tres. En el caso de este sorprendente creador francés —del que hace poco tuvimos noticias por su trabajo de catalogación del archivo fotográfico de un psiquiátrico—, el abanico de inquietudes pasa por la soledad, el desarraigo, la injusticia, la desigualdad, la fragilidad, el tiempo y sus efectos.

Familiares de presos hablando a gritos con los internos desde el otro lado de la reja En La Traversée hay imágenes de niños gitanos que Pernot realizó con un fotomatón entre 1995 y 1997, como queriendo otorgar identidad a quienes no tienen el derecho de tenerla; fotos de personas hablando a gritos desde el lado libre de la sociedad con los familiares o amigos encerrados en la cárcel; paredes lindantes con edificios derribados del Raval de Barcelona, mostrando esqueletos habitacionales que siempre estuvieron al abrigo y asoman con las demoliciones; las fichas de un campo de concentración de gitanos durante el régimen colaboracionista nazi de Vichy...

Emigrantes afganos que parecen cadáveres

También vemos explosiones controladas de bloques de viviendas en suburbios de clase baja; una colección de postales editadas entre 1950 y 1960 que mostraban esos mismos suburbios como un futuro paraíso en la tierra; paisajes de La Jungla, el bosque donde se establecieron, antes de ser detenidos y desalojados por la policía, miles de ilegales que esperaban cruzar el Canal de la Mancha para entrar en el Reino Unido; emigrantes afganos durmiendo en el centro de París, totalmente cubiertos por sábanas blancas que les asemejan a cadáveres; un remolque-caravana ardiendo en la noche según la tradición gitana de que tras la muerte debe ser entregado a las llamas el trailer donde vivía el fallecido...

Vías alternativas para desarrollar una narración a varias voces Pernot, que prefiere ser considerado documentalista antes que fotógrafo, gusta de explorar "vías alternativas para desarrollar una narración a varias voces", dicen en el museo parisino. A veces organiza sus trabajos en series unidas por la elección de personajes, la cronología o el tema  y en otras ocasiones prefiere indagar en archivos, hemerotecas o mercadillos.

Evitar un 'uniforme'

"En cualquier caso, su enfoque nómada de la fotografía subraya el deseo de evitar un uniforme o una narrativa unidireccional. Sus imágenes en movimiento perpetuo evocan una realidad que está lejos de ser fija e invariable", añaden los organizadores, a quienes no se les pasa por alto que el uso de archivos, voces y fotos pone en cuestión "la noción misma de la forma en que hacemos uso del medio fotográfico".