Seguro médico EEUU cuesta menos pero tiene menos beneficios

El gobierno estadounidense develó el martes un nuevo seguro médico para pequeñas empresas y empleados independientes que cuesta menos pero ofrece menos beneficios.El nuevo plan permitirá a las...

El gobierno estadounidense develó el martes un nuevo seguro médico para pequeñas empresas y empleados independientes que cuesta menos pero ofrece menos beneficios.

El nuevo plan permitirá a las empresas pequeñas combinar su poder adquisitivo, consiguiendo algunas de las ventajas que tienen las empresas más grandes en el sector de los seguros, dijo el secretario de Trabajo, Alex Acosta.

“Hoy, el gobierno de Trump ayuda a igualar la cancha entre las compañías grandes y las más pequeñas", expresó Acosta. "Esta expansión ofrecerá a millones de estadounidenses opciones más accesibles para sus pólizas de seguro de salud”.

El nuevo plan incluye las mismas protecciones para personas con diagnósticos preexistentes y para ancianos y mujeres, que los planes actuales, dijo Acosta. Sin embargo, algunos programas ya cuentan con esos beneficios y no queda claro si las protecciones al consumidor se pueden transferir a los planes existentes.

Un resumen emitido por el Departamento del Trabajo dice que los nuevos planes podrían ofrecerse a compañías en una ciudad, condado o estado particular, o se podría aplicar a nivel nacional en base al sector económico. Los individuos que son únicos dueños de un negocio se podrán inscribir, y registrar a sus familias también.

El presidente Donald Trump sostiene que la venta de un mismo seguro de salud en distintos estados hará disminuir las primas sin sacrificar la calidad del servicio. Pero muchos expertos discrepan y señalan que los costos médicos varían ampliamente de un lugar a otro.

Los planes actuales para empresas pequeñas deben cubrir las 10 categorías incluidas en la reforma aprobada bajo el gobierno anterior de Barack Obama, como medicamentos bajo receta, beneficios de maternidad y asistencia psicológica. Bajo el nuevo plan, los negocios podrían recibir menos beneficios, dijo Gary Claxton, de la entidad independiente Kaiser Family Foundation.

Al final de cuentas, el éxito del nuevo plan dependerá de si se registran suficientes empleadores, consumidores y aseguradoras. Para los que tienen cobertura a través de empleadores grandes, no habrá grandes cambios.

Acosta mencionó cifras que proyectan un modesto impacto en la economía: unas 4 millones de personas inscritas en los próximos años entre ellas 400.000 que de otra forma estarían desprovistas de cobertura. Es una cifra ínfima comparada con las 160 millones de personas cubiertas bajo la empresa de seguros del empleador.

Después de que los republicanos fracasaron en sus repetidos intentos de anular la reforma de Obama, el gobierno de Trump ha estado tratando de cambiar las normas para que bajen las primas cobradas a individuos y empresas pequeñas.

Por otra parte, se espera que en las próximas semanas el gobierno relaje las normas para los planes de seguro de salud a corto plazo que duren menos de un año y que puedan ser comprados por individuos. Esos planes no tienen que cubrir a personas con diagnósticos previos, pero ofrecerán primas mucho menores a personas saludables.