Las autoridades anunciaron el martes el desmantelamiento de una red que producía y distribuía pornografía infantil en Argentina, la cual tenía vínculos en otros países luego de varios allanamientos en los que secuestró material informático.

La policía realizó varios allanamientos en distintas localidades de las afueras de Buenos Aires, durante los cuales detuvo al menos a tres personas, dos de ellas señaladas de pertenecer a la red.

Entretanto, en el marco de la operación “Alerta América”, en la que también participan Guatemala, Paraguay, Panamá y Colombia, la policía salvadoreña capturó a Carlos Antonio Madriz Cruz, quien formaba parte de una red internacional de pornografía infantil.

Durante el allanamiento en el país centroamericano las autoridades descubrieron abundante material con el contenido específico, principalmente en el teléfono celular, que será presentado como prueba en los tribunales. En El Salvador, este delito está contemplado en la Ley Especial contra los delitos informáticos y conexos, el cual señala que el acusado puede ser sancionado con una pena de cuatro a ocho años de cárcel.

El área de prensa del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires señaló a The Associated Press que la operación en Argentina se realizó por especialistas en Cibercrimen como parte de una operación que se originó en Guatemala y tenía ramificaciones en España y otros países.

La pornografía se distribuía mediante un grupo de WhatsApp, según pudieron determinar investigadores a partir de la intervención de líneas telefónicas y el análisis de la información proporcionada por Interpol.

La policía decomisó entre otras cosas computadoras, teléfonos celulares y tarjetas de memoria.

La fiscalía de Guatemala informó la víspera de un operativo en ese país para detener pedófilos sospechosos de consumir y distribuir pornografía infantil. El fiscal guatemalteco Mynor Pinto dijo a la AP que se realizaron 13 allanamientos y se detuvo a dos hombres en posesión de material pornográfico.