El presidente Donald Trump aprobó el jueves un plan para imponer aranceles punitivos sobre decenas de miles de millones de dólares en productos chinos a partir del viernes, dijeron funcionarios, una acción que podría poner a sus políticas comerciales en curso de colisión con su intento de eliminar las armas nucleares de la Península de Corea.

El mandatario ha dicho que planea cumplir su promesa de campaña de frenar lo que considera son prácticas comerciales injustas por parte de China. Sin embargo, la imposición de aranceles podría complicar la posibilidad de mantener el apoyo de China para sus negociaciones con Corea del Norte.

Trump se reunió el jueves con varios miembros de su gabinete y con sus asesores comerciales, y se prevé que imponga aranceles de al menos 35.000 millones de dólares sobre importaciones chinas, de acuerdo con un funcionario de la industria y con un funcionario gubernamental, quienes están al tanto de los planes. Los aranceles podrían alcanzar los 55.000 millones de dólares, agregó el funcionario de la industria.

Ambos funcionarios hablaron en condición de anonimato para poder discutir sobre el tema antes de un anuncio oficial.

Si el presidente continúa con las medidas, podría preparar el terreno para una serie de medidas comerciales contra China, que desencadenarían represalias de Beijing. Trump ya ha impuesto aranceles a las importaciones de acero y aluminio de Canadá, México y de socios europeos. Sus aranceles propuestos contra China representan un riesgo de que se desate una guerra comercial que involucre a las dos economías más grandes del mundo.

La decisión de los aranceles sobre importaciones chinas se produce luego de la cumbre entre Trump y el líder norcoreano Kim Jong Un, llevada a cabo esta semana. El presidente ha coordinado de cerca, junto con China, las labores para que Pyongyang elimine su arsenal nuclear. Pero Trump señaló que sean cuales sean las implicaciones, “tengo que hacer lo que tengo que hacer” para resolver el desbalance comercial.