El gobierno federal abrirá un albergue temporal para menores inmigrantes no acompañados en el oeste de Texas, en medio de un contexto en que las instalaciones existentes se encuentran a su máxima capacidad bajo la política de “cero tolerancia” del gobierno del presidente Donald Trump que ha derivado en la separación de familias, anunciaron el jueves las autoridades.

Un portavoz del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos dijo que las autoridades eligieron el puerto de entrada de Tornillo como la ubicación del albergue temporal. El puerto está ubicado a unos 64 kilómetros (40 millas) al sureste de El Paso, en un área en su mayoría desértica y que registra temperaturas inclusive de 37 grados Celsius (100 grados Fahrenheit).

La instalación tendrá cupo hasta para 360 menores en “los próximos días”, dijo el portavoz Kenneth Wolfe.

Al preguntársele si los niños estarán en tiendas de campaña, Wolfe dijo que el albergue contará con “estructuras de paredes suaves”, pero no especificó cuáles serían exactamente.

Las cifras de niños en las instalaciones existentes hasta ahora han aumentado después de que el gobierno de Trump instituyó una política de intentar enjuiciar a todas las personas que cruzan la frontera sur sin un permiso legal. Centenares de familias han sido separadas, con los padres detenidos y sus hijos colocados en albergues del gobierno.

Funcionarios gubernamentales proporcionaron el miércoles un recorrido estrictamente controlado en un albergue en Brownsville, Texas, en el otro extremo del estado. Ubicado dentro de lo que solía ser un Walmart, el albergue aloja a casi 1.500 niños. Muchas otras instalaciones en la red del gobierno federal se encuentran a su máxima capacidad o cerca de ella.

La representante demócrata Mary Gonzalez, cuyo distrito incluye el puerto de entrada de Tornillo, dijo que las autoridades del gobierno la contactaron hace dos semanas para ofrecerle una visita al puerto de entrada, pero no proporcionó más detalles.

“Es como estar en medio de la nada”, indicó Gonzalez. “Está en el desierto. Realmente, afuera no hay ningún lugar a donde ir”.

“No entiendo dónde van a colocar a estos niños”, agregó.

___

El periodista de The Associated Press Paul J. Weber en Austin, Texas, contribuyó a este despacho.