Muchos latinos asistieron este lunes a la ceremonia de toma de posesión del segundo mandato del presidente Barack Obama en un día frío y nublado para ser testigos de la historia.

"Esta es una parte de la historia de la que queríamos ser testigos", dijo a la hispana April Pallanes, de Texas, quien estaba acompañada de su esposo Rick Pallanes, veterano de las guerras de Irak y Afganistán.

Sé que el cambio no es tan rápido pero quiero ver más progreso en estos cuatro años que vienen "Obama llegó a hacer historia, y venimos porque probablemente no haya otro presidente negro en el futuro, quién sabe", afirmó el salvadoreño Rolando Alas, quien llegó de Los Angeles.

"Esta es una historia que se está haciendo ahorita, que un presidente negro repita dos veces la presidencia", anotó.

Su esposa Lidia Alas, dijo que vio la limusina de Obama cuando pasó por la avenida Pensilvania proveniente de la Casa Blanca para juramentar frente al Capitolio, que es la sede del Congreso.

"Por aquí pasó, lo filmé, aquí tengo mi video, si quiere se lo vendo", dijo bromeando Alas, quien señaló que sintió "orgullo" cuando el mandatario volteó a mirar "porque iba para este lado" en la avenida Pensilvania donde esperaban para el tradicional Desfile por la tarde.

La boliviana Isabel Zeballos dijo que "quizás es la última vez que vamos a ver" a un presidente afroestadunidense asumir la presidencia.

Su hijo Joel, de 17 años, nacido en Estados Unidos, indicó que se siente orgulloso pero señaló que espera que "más cosas cambien".

"Sé que el cambio no es tan rápido pero quiero ver más progreso en estos cuatro años que vienen, porque ahora se ve casi todo lo mismo de los cuatro años pasados", indicó.

"Espero que tenga más poder para hacer cambios grandes en la educación, este es mi ultimo año de 'high school' (preparatoria), estamos preocupados con los costos para la universidad, no quiero que mi mamá se endeude mucho ni tampoco yo quiero estar endeudado", agregó.

"Los que venimos lo hacemos con mucho optimismo", dijo por su parte el hondureño Byron Bonilla, trabajador de la construcción, mientras hacía fila cerca de la Avenida Pensilvania, para las inspecciones de rigor.

El vendedor ecuatoriano Juan Gerardo, dijo que es la segunda vez que viene a una toma de posesión y lamentó las pocas ventas que hizo de bufandas, gorras, botones, banderas y otros recuerdos.

"Hay gente pero no traen dinero. Vemos menos entusiasmo que antes, ahora yo también me siento menos entusiasmado porque no vendo nada", declaró. El inmigrante manifestó que si hubiera podido votar lo hubiese hecho por Obama. "Me gustaría ver una reforma migratoria y que mejore un poco mas la economía", subrayó.

La ceremonia coincidió con la conmemoración del nacimiento del líder de los derechos civiles de los afroestadunidenses, Martin Luther King. Los afroestadunidenses Sanders Wright y Kevin Ellis, llevan un pergamino en inglés que decía "Este es el día que pensé que nunca iba a llegar".