Un empresario en Polonia no puede negarse a imprimir afiches de promoción a un grupo empresarial LGBT argumentando que eso es “promover” a los gays, falló el jueves la Corte Suprema del país.

El máximo tribunal ratificó así el fallo de una instancia menor, en Lodz, que había determinado que el principio de la igualdad ante la ley significa que el empresario no podía negarse a prestarle servicios al Foro de Empresarios LGBT.

El caso había sido presentado ante la Corte Suprema por Zbigniew Ziobro, ministro de justicia y fiscal general, para quien el fallo significa una derrota. Calificó la decisión de “equivocada” y “una violación del derecho constitucional a la libertad de consciencia”.

La Campaña contra la Homofobia, que prestó asesoramiento legal a los empresarios LGBT, aplaudió la decisión.

El fallo surge en momentos en que la Unión Europea ha expresado temores de que está amenazada la independencia del sistema judicial polaco, debido a que el partido de gobierno, Ley y Justicia, se ha adjudicado poderes más amplios para designar jueces.

El 3 de julio entra en vigencia una ley que regula el funcionamiento de la Corte Suprema.

El primer vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, declaró el miércoles que la nueva ley podría llevar al retiro forzoso de 37 de los 72 magistrados del tribunal. Serían reemplazados por jueces designados por el parlamento, que es controlado por el partido oficialista.

El caso en Polonia se asemeja a unos recientes en Estados Unidos, como por ejemplo uno en Colorado en que la Corte Suprema decidió que un cocinero de tortas sí tiene el derecho a rehusarse a hacer una torta de bodas para una pareja homosexual.