Un equipo de expertos viajará a Pensilvania para determinar si fueron tornados los que azotaron la región, dejando heridas a seis personas y destruyendo viviendas, negocios y vehículos.

Los equipos del Servicio Meteorológico Nacional viajarán a los condados de Bradford y Luzerne para inspeccionar los daños causados por los vendavales del miércoles en la noche.

Fotos y videos muestran lo ocurrido en Wilkes-Barre, a 177 kilómetros (110 millas) al norte de Filadelfia: techos arrancados, automóviles volcados y negocios con vitrinas destrozadas. Imágenes similares surgieron el jueves en los poblados de Granville, Franklin y Leroy, a unos 1445kilómetros (90 millas) al norte de Wilkes-Barre.

La meteoróloga Joanne LaBounty de la oficina del servicio en Binghamton, estado de Nueva York, dijo que los dos equipos estarán en el lugar en las próximas horas.

“El informe completo sobre si se trató de un tornado, cuál fue su fuerza, cuáles fueron los daños y las heridas causadas, estará listo (el jueves) por la tarde”, dijo la experta.

Las autoridades de Wilkes-Barre cerraron el acceso a los centros comerciales afectados debido a que estaban expuestos los cables de electricidad y un cilindro de propano estaba roto y se fugaba gas.

Garrett Hittle, voluntaria del servicio de emergencias en Luzerne, dijo que las cuadrillas estaban tratando de sellar el cilindro de gas.

"El lugar no es lo suficientemente seguro en estos momentos para que los expertos puedan ir y completar su evaluación", dijo Hittle. "El suceso afectó a negocios a eso de una media milla o una milla (un kilómetro) a la redonda".

___

La reportera de la AP Claudia Lauer en Filadelfia contribuyó con este despacho.