El gobierno de Haití retiró el miércoles de forma definitiva el permiso de operación a la organización no gubernamental Oxfam Gran Bretaña (GB), tras un escándalo sexual que involucró al personal de ese grupo.

Aviol Fleurant, ministro de Planificación y Cooperación Internacional, dijo a periodistas que la organización fue declarada “persona no grata” por las autoridades y se le prohibió operar en el país.

Oxfam GB es una de las cuatro divisiones de la organización internacional, con sede en el Reino Unido, que realiza labores humanitarias en Haití.

Fleurant explicó que la decisión tomada por tres Ministerios del gobierno responde a que miembros de la organización británica violaron las leyes penales al perpetrar abusos y explotación sexual de haitianas tras el terremoto que destruyó gran parte de Puerto Príncipe en enero del 2010.

“Oxfam está decepcionada, pero entiende al gobierno de Haití”, dijo la organización de beneficencia en un comunicado difundido en su sitio web y a través de sus oficinas en otros países. Reconoció que el comportamiento de algunos de sus exempleados en Haití “fue completamente inaceptable. Nos disculpamos con el gobierno y el pueblo de Haití por lo que pasó”.

La decisión de los ministerios de Interior, Relaciones Exteriores y Planificación y Cooperación Internacional de Haití ocurre luego de que ya en febrero pasado habían cancelado temporalmente los permisos a Oxfam GB a fin de investigar las denuncias de abusos sexuales.

De acuerdo con las denuncias reveladas por un diario británico en febrero, al menos siete cooperantes de Oxfam GB usaron los servicios de prostitutas haitianas dentro de las oficinas de la organización durante su estancia en Haití tras el terremoto. Aunque la organización despidió a cuatro de los empleados involucrados y permitió la renuncia de otros tres por haber violado los códigos de conducta internos, en su informe no detalló que el motivo de las cancelaciones había sido la explotación sexual.

El gobierno británico y la institución encargada de regular a las ONG que reciben presupuesto público criticaron que Oxfam hubiese ocultado la información sobre la explotación sexual.

Penny Lawrence, quien fungía como subdirectora general de Oxfam, renunció en febrero, al asumir la responsabilidad por no haber actuado de forma inmediata ante las denuncias de abuso sexual.

Las autoridades haitianas también investigaban si entre las mujeres contratadas como prostitutas se encontraban menores de edad.

Al anunciar la prohibición de las operaciones de la ONG, el gobierno haitiano también ordenó la liquidación del patrimonio de Oxfam GB en el país.

Oxfam aseguró el miércoles que desde 2011, luego de los incidentes, introdujo medidas más fuertes para prevenir el acoso y abuso, que incluyó una línea directa para realizar denuncias y la creación de un equipo especial de salvaguarda.

Con unos 10,000 cooperantes en 90 países, Oxfam es una de las organizaciones de beneficencia más grandes del Reino Unido y recibe presupuesto público de esa nación.

La organización precisó que, pese a la prohibición del gobierno haitiano a Oxfam GB, mantendrá su trabajo en la reconstrucción de Haití a través de otros miembros afiliados del grupo.

---

Contribuyó con esta historia el periodista de The Associated Press Ezequiel Abiú López, desde Santo Domingo.