El Salvador: presidente enumera avances, opositores critican

Al rendir cuenta de los cuatro años de su gobierno el presidente Salvador Sánchez Cerén aseguró el viernes que la economía de El Salvador ha crecido y que bajaron la pobreza, los homicidios y las...

Al rendir cuenta de los cuatro años de su gobierno el presidente Salvador Sánchez Cerén aseguró el viernes que la economía de El Salvador ha crecido y que bajaron la pobreza, los homicidios y las extorsiones ante los cuestionamientos de sus adversarios que sostuvieron que el mandatario ignora la realidad.

“Mi gobierno llega hoy a su cuarto año de intenso trabajo con la satisfacción de haber cumplido el postulado primordial de nuestra constitución: poner a la persona humana como el origen y fin de la actividad del Estado”, dijo el mandatario en su discurso de 40 minutos en la Asamblea Legislativa.

Sánchez Cerén, que entró a su último año de mandato, destacó que su gobierno destinó casi la mitad del presupuesto a la inversión social y consiguió reducir la pobreza y aumentar el salario mínimo y la inversión extranjera al tiempo que entregó 70.000 títulos de propiedad a personas pobres.

Agregó que con el aporte de todos los sectores se creó el Consejo Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana que elaboró el Plan El Salvador Seguro y “logramos reducir los índices delincuenciales, sobre todo los homicidios y extorsiones”.

Pero el discurso sólo recibió la aprobación de los diputados del izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) que lo interrumpieron varias veces con tibios aplausos, mientras el resto de la oposición lanzó duras críticas.

“No refleja el diario vivir de los salvadoreños, especialmente en seguridad, salud, educación y la falta de empleos”, manifestó a periodistas la diputada Milena Mayorga de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena), con mayoría en la Asamblea Legislativa.

“No corresponde con la realidad que vive el país. En el tema de la seguridad sigue fallando, no hay resultados positivos”, afirmó por su parte el diputado Mario Ponce del conservador partido Concentración Nacional.

Por su parte el exalcalde de San Salvador, Nayib Bukele, que llegó a la alcaldía postulado por el FMLN y luego fue expulsado de la fuerza, criticó al mandatario en su cuenta oficial de Twitter. “No sé si está mintiendo o realmente cree lo que está diciendo. En cualquiera de los casos, está totalmente fuera de la realidad”, escribió Bukele que ahora lidera un movimiento para competir en las próximas elecciones presidenciales.

El Salvador es considerado uno de los países más violentos del mundo y registró en 2017 un promedio de 60,8 muertes violentas por cada 100.000 habitantes, el equivalente a 10,8 por día.

Las autoridades de seguridad responsabilizan a las maras o pandillas por la mayoría de los crímenes que se cometen en el país.

En El Salvador las pandillas están integradas por más de 67.000 jóvenes y adultos. Se encuentran en barrios y comunidades populosas y según las autoridades están involucradas en el narcotráfico, la extorsión y el crimen organizado.