Juez EEUU revoca veredicto en caso de expresidente boliviano

Un juez federal del sur de la Florida anuló el miércoles el veredicto unánime de un jurado que encontró que el expresidente de Bolivia, Gonzalo Sánchez de Lozada, y uno de sus ministros de Defensa...

Un juez federal del sur de la Florida anuló el miércoles el veredicto unánime de un jurado que encontró que el expresidente de Bolivia, Gonzalo Sánchez de Lozada, y uno de sus ministros de Defensa fueron responsables de una serie de matanzas extrajudiciales que realizaron militares de su país durante protestas callejeras en 2003.

El magistrado James Cohn aceptó la moción de la defensa de Sánchez de Lozada y de su ministro José Carlos Sánchez Berzaín, que alegaba que no existían pruebas suficientes para fundamentar el veredicto del jurado.

Sánchez de Lozada se desempeñó como presidente de Bolivia entre 1993 y 1997; y entre 2002 y 2003. Sánchez Berzaín fue ministro de Defensa durante su segundo gobierno. En la llamada “Guerra del gas” murieron 64 personas y 400 resultaron lesionadas.

Los demandantes, los familiares de ocho personas muertas, consideraron que las evidencias presentadas en el juicio eran más que suficientes para que el jurado de diez miembros concluyera que soldados bolivianos mataron a sus seres queridos y que los dos exfuncionarios bolivianos eran responsables de esas muertes.

“La decisión del juez de anular el veredicto unánime del jurado no puede cambiar la verdad, que los diez jurados vieron durante el juicio y afirmaron después de deliberar durante casi cinco días”, expresó Teófilo Baltazar Cerro, uno de los demandantes y miembro de la comunidad indígena aimara afectada por el uso de la fuerza militar en aquel momento.

“Hemos estado luchando por justicia para nuestros familiares durante más de 14 años y no planeamos dejar de hacerlo ahora. Vamos a apelar esta decisión”, dijo en declaraciones incluidas en un comunicado de prensa.

En su decisión del 3 de abril, el jurado otorgó además diez millones de dólares en daños y perjuicios a los demandantes.

La demanda fue presentada en 2007 en los tribunales federales del sur de la Florida bajo el amparo de normativas que permiten acusaciones en Estados Unidos por matanzas extrajudiciales cometidas en el extranjero.

El juicio de casi tres semanas se realizó en un tribunal federal de la ciudad de Fort Lauderdale, vecina de Miami, y representó la primera vez en la historia estadounidense en que un expresidente enfrenta a sus demandantes en una corte civil de este país.

Los demandantes alegan que Sánchez de Lozada y Sánchez Berzaín planearon y ordenaron la ejecución de miles de civiles para aplastar la oposición a sus políticas, pero la defensa sostiene que la muerte de civiles fue por el fuego cruzado entre las fuerzas militares y los manifestantes, y no debido a una matanza intencional. También asegura que el gobierno respondía a una crisis.

Cinco comandantes militares que dependían de Sánchez de Lozada y Sánchez Berzaín fueron condenados en Bolivia en 2011 por su papel en las ejecuciones de 2003. El expresidente y su exministro fueron imputados en ese caso, pero no pudieron ser juzgados en ausencia.

Una de las abogadas de los demandantes, Judith Chomsky, del Centro por los Derechos Constitucionales, adelantó que el caso no ha terminado. “Procuraremos apelar esta decisión rápidamente”, expresó.