Oregon: Alerta incompleto causa confusión y alarma

El jefe de la agencia de emergencias de Oregon se disculpó por un mensaje críptico de alerta que fue enviado a celulares en la capital del estado y sus alrededores, mostrando las palabras “Emergencia...

El jefe de la agencia de emergencias de Oregon se disculpó por un mensaje críptico de alerta que fue enviado a celulares en la capital del estado y sus alrededores, mostrando las palabras “Emergencia Civil” y “Prepárese para Acción”, pero sin información adicional.

Andrew Phelps dijo el martes por la noche que una falla técnica cortó información crucial: que el alerta se refería a niveles elevados de una toxina natural en una reserva local de agua. Se instruyó ahora que niños y personas con sistemas inmunológicos debilitados no beban agua corriente en el área de Salem, luego que una proliferación de algas causó el incremento.

"El sistema integrado de alerta pública pasó inadvertidamente a un mensaje genérico”, dijo Phelps en un video colocado en medios sociales por la Oficina de Situaciones de Emergencia. “Ofrezco disculpas por la confusión y la ansiedad que este mensaje incompleto ha causado”.

El incidente es el segundo de su tipo este año, luego que en enero el sistema de emergencias de Hawai envió un alerta de ataque balístico.

Los sistemas electrónicos de alerta pueden enviar mensajes directamente a cada celular en un área dada incluso si los usuarios no están subscritos ni descargado un app. Phelps dijo que el mensaje en cuestión fue transmitido además por la televisión local.

La confusión relacionada con el alerta inicial afectó incluso a la propia agencia, con un portavoz diciéndoles a reporteros que el mensaje los había tomado desprevenidos y la policía estatal pidiéndoles a los ciudadanos vía Facebook que no llamaran al número de emergencias.

Las autoridades enviaron un segundo mensaje 31 minutos más tarde con más información y lazos con un portal municipal, que se paralizó brevemente por la abundancia de tráfico.

En un espacio de unas pocas horas de la primera alerta, los estantes de un supermercado en el centro de Salem se quedaron sin botellas de agua. Los empleados les dijeron a los clientes que esperaban recibir más agua al día siguiente.