Unión Europea prevé que EEUU mantenga aranceles al acero

Europa se prepara para que Estados Unidos imponga restricciones a las importaciones de acero y aluminio a partir del jueves, lo que podría provocar medidas similares como represalia y tensar las...

Europa se prepara para que Estados Unidos imponga restricciones a las importaciones de acero y aluminio a partir del jueves, lo que podría provocar medidas similares como represalia y tensar las relaciones comerciales.

Altos funcionarios europeos entablaron negociaciones de último minuto en París con representantes comerciales de Estados Unidos a fin de evitar los aranceles estadounidenses al acero y aluminio. Pero no sonaban muy optimistas.

“De manera realista, no creo que podamos tener esperanzas” de evitar ninguno de los dos aranceles o cuotas al acero y aluminio, dijo Cecilia Malmstrom, la comisionada comercial de la Unión Europea.

Estados Unidos anunció en marzo la imposición de aranceles del 25% al acero y 10% al aluminio. Pero otorgó excepciones a la Unión Europea y otros aliados, mismas que expiran el viernes.

Incluso si Estados Unidos accediera a no aplicar los aranceles a las importaciones de acero y aluminio, Malmstrom dijo que “esperaría que ellos quisieran imponer algún tipo de límites a las exportaciones de la Unión Europea”.

Las autoridades europeas prevén que Estados Unidos anuncie el jueves su decisión final. El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, asistió el miércoles a las reuniones en la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) en París, y el Representante Comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, se integrará a las negociaciones en París el jueves.

Los planes de Estados Unidos han hecho surgir amenazas de represalias por parte de Europa y temores de una guerra comercial a nivel global, un panorama que ya afecta la confianza de los inversionistas y podría obstaculizar el crecimiento económico mundial.

“Las respuestas unilaterales y las amenazas de una guerra comercial no resolverán nada respecto al grave desequilibrio en el comercio mundial. Nada”, dijo el presidente de Francia Emmanuel Macron durante un elocuente discurso en la OCDE.

“Estas soluciones podrían traer una satisfacción simbólica a corto plazo... Uno puede pensar que satisface a los votantes diciendo: Gané, cambiaré las reglas, ya verán”, dijo Macron en una clara referencia al presidente estadounidense Donald Trump.

Pero señaló que aquellos “que han entablado guerras comerciales bilaterales sufrieron un incremento en los precios y el desempleo”.

Los aranceles a la importación de acero pueden ayudar a los productores locales al encarecer los productos extranjeros. Pero también pueden incrementar los costos de manera extensa para los fabricantes estadounidenses que no pueden comprar acero local y necesitan importar la materia prima. Eso perjudica a las compañías y puede provocar un mayor precio para el consumidor, afirman los economistas.