Pistoleros en una motocicleta dispararon contra sargentos de la policía en la ciudad de Quetta, en el suroeste de Pakistán, matando a dos de ellos en el acto. El oficial Jamal Khan informó que agentes alcanzaron a los pistoleros y los mataron a ambos.

Khan dijo que los pistoleros muertos permanecen sin identificar y no está claro si pertenecían a algún grupo extremista.

Ningún grupo se adjudicó de inmediato la responsabilidad del ataque.

Quetta es la capital de la provincia de Baluchistán, escenario de una insurgencia de bajo nivel por parte de separatistas baluchis. Milicianos islámicos también operan en la región y previamente han denunciado ataques contra las fuerzas de seguridad.