Aviones israelíes presuntamente bombardearon durante la noche una base militar del centro de Siria donde había milicianos del grupo Jezbolá de Líbano, junto con otras facciones aliadas al gobierno de Damasco, dijo el viernes una organización que monitorea la guerra en Siria.

No estuvo claro si hubo muertos o heridos tras el ataque a la base aérea Dabaa y zonas aledañas en la provincia de Homs, en el centro de Siria, dijo el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña. Jezbolá le arrebató el control de la base a los rebeldes en el 2013, marcando un punto de inflexión en el papel del grupo en la guerra de Siria. La base está ubicada al norte del pueblo de al-Qusair, cerca de la frontera con Líbano.

Medios estatales sirios reportaron el jueves que una base militar en el centro de Siria había sido atacada por fuego "enemigo" y que defensas aéreas sirias habían respondido. La agencia noticiosa SANA reportó grandes explosiones en la base Dabaa.

Se cree que las fuerzas israelíes están detrás de docenas de docenas de ataques aéreos contra Jezbolá, Irán y posiciones militares sirias en los últimos años. Los gobiernos de Estados Unidos e Israel han tomado el papel de Irán en Siria como una amenaza para Israel y han amenazado con tomar medidas.

Las fuerzas del gobierno de Siria confían en apoyo de Jezbolá, respaldado por Irán, y otros milicianos regionales en su lucha contra rebeldes sirios y milicianos del Estado Islámico en el conflicto, que ya lleva ocho años.

El Observatorio también dijo que el total de muertos había subido a 14 tras el bombardeo del miércoles por la noche en el oriente de Siria. De los muertos, todos eran combatientes pro gobierno y 2 de ellos eran extranjeros. Medios administrados por el gobierno sirio responsabilizaron a la coalición liderada por Estados Unidos que combate al EI por los ataques contra las posiciones militares entre los pueblos de Boukamal y Hmeimeh en la provincia de Deir el-Zour, en el oriente del país.