Los partidos opositores españoles iniciaron una enérgica campaña el viernes para expulsar al gobierno de derechas del presidente Mariano Rajoy, después de un fallo judicial según el cual su Partido Popular se benefició de una amplia trama de sobornos a cambio de contratos. Sin embargo, Rajoy descartó su renuncia y dijo que estaba resuelto a continuar en el poder hasta el fin de su mandato en 2020.

El partido socialista anunció una moción de censura contra el presidente con respaldo de partidos de izquierda, en tanto el derechista Ciudadanos, que hasta ahora había apoyado el gobierno minoritario, exhortó a Rajoy a convocar a elecciones.

"Todo esto no tiene ningún sentido", dijo Rajoy, de 63 años, en una conferencia de prensa televisada. Calificó la medida opositora de "oportunista" y dijo que "esta moción de censura va contra la estabilidad en España, perjudica la evolución económica, introduce mucha incertidumbre y es lesiva para los intereses de todos los ciudadanos".

Todo esto sucede después que los jueces de la Audiencia Nacional condenaron a 29 empresarios y exdirigentes del Partido Popular por delitos que incluyen fraude, evasión impositiva y lavado de dinero en el marco de una trama que duró de 1999 a 2005 y que, según la sentencia, ayudó a financiar al partido gobernante.

"La sentencia ha provocado indignación social" y "pone a España al borde una crisis institucional excepcional", dijo el dirigente socialista Pedro Sánchez.

"La situación que se ha creado de desafección política y de crisis de confianza tiene un único responsable: Mariano Rajoy", añadió.

Las normas parlamentarias requieren proponer a un presidente alternativo junto con la moción de censura.

Sánchez dijo que en caso de ganar, convocará a elecciones, pero solo después de recuperar la estabilidad y la normalidad y sanear las instituciones públicas.

Los socialistas tienen 84 de las 350 bancas en el Parlamento y cuentan con el respaldo de una coalición de partidos de izquierdas con 67 bancas.

El PP tiene 136 legisladores y una moción de censura requiere como mínimo 175 votos para triunfar.

En tanto, el centroderechista Ciudadanos exhortó a Rajoy a llamar a elecciones anticipadas, caso contrario presentará su propia moción de censura con la promesa de llamar a elecciones inmediatamente después.

"Necesitamos un gobierno limpio y fuerte que afronte el desafío separatista (en Cataluña)", tuiteó su dirigente, Albert Rivera.

La moción de censura corona una semana de altibajos para el PP de Rajoy, cuya obtención el miércoles de un respaldo crucial para su proyecto de presupuesto 2018 parecía darle margen de maniobra suficiente para llegar al final de su mandato en 2020.

El revés se produjo menos de 24 horas más tarde bajo la forma de un fallo de 1.687 fojas sobre la llamada causa Gürtel, considerada un episodio de corrupción como pocos en la historia moderna de España.

Además de condenas de prisión por un total de 351 años a 29 individuos, los jueces impusieron una multa de 245.000 euros (287.000 dólares) al partido oficialista como "participante a título lucrativo" de la trama.

El veredicto tuvo en cuenta la creación de una red de empresas y altos cargos del partido para organizar viajes y eventos para el PP a cambio de contratos públicos.

En algunas de las partes más perjudiciales del fallo, los jueces sostuvieron que el PP mantuvo un fondo para sobornos al menos hasta 2008 y pusieron en duda la credibilidad de Rajoy cuando negó todo conocimiento de la trama durante una audiencia en la que el presidente declaró como testigo.

Las condenas fueron un duro revés para el gobierno, que además de decenas de denuncias de corrupción enfrenta el movimiento separatista en Cataluña.

El partido gobernante ha dicho que apelará la parte del fallo que lo declara "participante a título lucrativo" de la trama.

Rajoy reiteró el viernes que nadie en el gobierno actual o la conducción del partido estaba al tanto de delito alguno y que la sentencia de la corte multa al partido sin formular acusaciones penales.

Los precios de las acciones cayeron el viernes con la evolución de la crisis política. El índice referente Ibex 35 había perdido el 2% de su valor para la media tarde.