El productor de Hollywood Harvey Weinstein se entregaría a las autoridades el viernes para enfrentar cargos que involucran al menos a una de las mujeres que lo han acusado de abuso sexual, dijeron dos oficiales a The Associated Press.

Será el primer caso penal contra Weinstein en surgir entre una serie de acusaciones de decenas de mujeres que destruyeron su carrera y desataron una ola de protestas que han derribado la imagen de otros hombres poderosos como parte del movimiento #MeToo.

Los dos oficiales dijeron que el caso penal involucra las acusaciones de la entonces aspirante a actriz Lucia Evans, quien dijo a una revista que Weinstein la obligó a tener sexo oral. Ella fue una de las primeras mujeres en hablar sobre sus incidentes con el productor de 66 años.

Los oficiales hablaron el jueves con AP bajo condición de permanecer en anonimato porque no estaban autorizados a hacer comentarios sobre la investigación.

Un jurado acusador ha escuchado evidencia en el caso por semanas y los cargos exactos que se presentarán a Weinstein no estaban claros de momento. El abogado de Weinstein, Benjamin Brafman, rechazó hacer comentarios al respecto, aunque el productor ha dicho en múltiples ocasiones a través de sus abogados que no tuvo relaciones sexuales no consensuadas con ninguna persona.

Evans dijo al New Yorker en una historia publicada en octubre que Weinstein la obligó a tener sexo oral durante una reunión matutina en su oficina en Nueva York en 2004, en el verano previo a su último año en el Middlebury College.

“Le dije una y otra vez ‘no quiero hacer esto, detente, no’“, dijo a la revista. “Traté de alejarme pero quizá no traté lo suficientemente fuerte, no quería patearlo o pelear”.

Evans, quien trabaja ahora como consultora de marketing, no reportó el incidente a la policía en el momento y dijo al reportero del New Yorker, Ronan Farrow que se culpó por no pelear.

"Siempre fue mi culpa por no detenerlo”, dijo.

Brafman dijo en documentos presentados en la corte este mes, como parte de una declaración de bancarrota, que las acusaciones sobre que Weinstein obligó a mujeres a cometer actos “están totalmente infundadas”.

“He hecho mi mayor esfuerzo para convencer a los fiscales federales y estatales de que no deberían arrestarlo y acusarlo, porque no violó la ley a sabiendas”, escribió Brafman.

Brafman dijo en los mismos documentos judiciales que le habían informado que Weinstein era el “objetivo principal” de una investigación de la oficina del fiscal en Manhattan.

El fiscal de distrito de Manhattan Cyrus Vance ha enfrentado una enorme presión pública para presentar un caso penal. Algunos grupos de mujeres, incluyendo a las activistas de Hollywood detrás del Time's Up, acusaron al demócrata de ser demasiado respetuoso con Weinstein y demasiado despectivo con sus acusadoras.

En marzo el gobernador de Nueva York Andrew Cuomo tomó la medida extraordinaria de ordenar que el fiscal general del estado investigara si Vance actuó apropiadamente en 2015 cuando decidió no presentar cargos contra Weinstein por una acusación anterior de una modelo italiana quien decía que la toqueteó.

Vance había insistido que cualquier decisión estaría basada en la fortaleza de las evidencias, no en consideraciones políticas. Su oficina rechazó hacer declaraciones el jueves.

Más de 75 mujeres han acusado a Weinstein de una conducta sexual inapropiada. Varias actrices y modelos lo acusaron de abuso sexual incluyendo la actriz Rose McGowan, quien dijo que Weinstein la violó en Utah en 1997, la actriz de "Sopranos" Annabella Sciorra, quien dijo que la violó en su apartamento de Nueva York en 1992, y la actriz noruega Natassia Malthe, quien dijo que la atacó en la habitación de un hotel en Londres en 2008. Otra aspirante a actriz, Mimi Haleyi, dijo que Weinstein la obligó a tener sexo oral en el apartamento de él en Nueva York en 2006.

Detectives de la policía de Nueva York dijeron a comienzos de noviembre que estaban investigando las acusaciones de otra mujer, la actriz de origen español de la serie "Boardwalk Empire" Paz de la Huerta, quien dijo a la policía en octubre que Weinstein la violó dos veces en 2010.

No está claro si Weinstein enfrentará otros cargos, que involucran a otras mujeres. El estatuto de limitaciones para casos de violación en Nueva York fue eliminado en 2006, pero no para ataques ocurridos antes de 2001.

Varias personas presentaron una demanda federal afirmando que los intentos de Weinstein de abusar de mujeres y encubrir las denuncias constituían una actividad delictiva.

Las autoridades en California y Londres también investigan acusaciones por abuso. Gran Bretaña no tiene un estatuto de limitaciones en casos de violación. Algunas de las acusaciones que están siendo investigadas ahí se remontan a la década de 1980.

Harvey y su hermano Bob Weinstein comenzaron su ahora quebrada productora tras salir de Miramax, la empresa que fundaron en 1979 y se convirtió en una exitosa productora en los 90 con películas independientes como "Pulp Fiction" y “Shakespeare in Love". The Weinstein Co. cosechó sus propios éxitos con las películas galardonadas con el Oscar "The Artist" y "The King's Speech".

Incluso en Hollywood donde ha habido varios productores exitosos, Weinstein destacó como alguien que podía hacer o destruir carreras, un factor que mantuvo calladas a muchas de sus acusadoras y a las personas que sabían de su problemático comportamiento con las mujeres.

Las acusaciones contra Weinstein crearon una mayor conciencia sobre las conductas sexuales inapropiadas.

Importantes figuras en los medios de comunicación y la política han perdido sus empleos o han visto su reputación afectada por acusaciones sobre supuestos abusos a mujeres. Entre ellos los presentadores Matt Lauer y Charlie Rose, el comediante Louis C.K, el senador demócrata Al Franken, el chef Mario Batali, el empresario de casinos Steve Wynn y recientemente el fiscal general de Nueva York Eric Schneiderman.