Siete de cada diez mujeres han sido víctimas de violencia en El Salvador y los abusos psicológicos son los más frecuentes tanto en las esferas públicas como privadas, revela la Encuesta Nacional de Violencia contra la Mujer 2017.

El estudio elaborado por la Dirección General de Estadísticas y Censos (DIGESTYC) del gobierno salvadoreño, divulgado el jueves, señala que las agresiones psicológicas, físicas y sexuales son algunos de los tipos de violencia que las mujeres salvadoreñas dicen haber experimentado en algún momento de su vida.

La gerente de Estadística de Genero de la DIGESTYC, Vilma Mejía, dijo al presentar el estudio que “existe un ciclo de violencia que puede iniciar con un acto psicológico y trasciende a situaciones de violencia física y la mujer es agredida sexualmente y culmina hasta el máximo de violencia que existe, que es el feminicidio”.

Destacó que siete de cada diez mujeres del área urbana han sido agredidas a lo largo de su vida y seis de cada diez en el área rural. Asimismo, 47,8% de los agresores en el área urbana y rural fueron su pareja, expareja, hermanos y otros allegados a las familias de las víctimas.

“La violencia no tiene sectores, no es tema de ser pobre o ser mujer”, dijo la directora ejecutiva del estatal Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer, Yanira Argueta.

Por su parte, el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Mauricio Ramírez Landaverde, manifestó que la mayoría de los asesinatos de mujeres provienen del seno de la familia y señaló una serie de casos perpetrados recientemente. Una de las situaciones más recurrentes es la falta de denuncia por parte de las víctimas.

Según estadísticas oficiales, en lo que va del año se han registrado más de 160 homicidios de mujeres, superando los 127 casos contabilizados en el mismo periodo de 2017.

La Organización de Salvadoreña de Mujeres por la Paz (ORMUSA), usando cifras oficiales de la Policía Nacional Civil, confirmó que en el primer trimestre de 2018 se registraron 114 feminicidios y que 78% de estas mujeres fueron asesinadas con armas de fuego. En comparación con el mismo periodo de 2017, hay un incremento del 20%.

Esta organización no gubernamental defensora de los derechos de las mujeres destacó que en el 2017 la Policía recibió 3.290 denuncias por delitos como: estupro, agresión sexual, violación en menor incapaz y agresión sexual en menor y capaz. El 91.1% de las víctimas son niñas y adolescentes.

Recientemente el gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén aprobó la estrategia de prevención de feminicidios y violencia contra las mujeres mediante la cual se implementarán “acciones contundentes e intersectoriales” para disminuir la violencia de género. Dentro de las acciones planteadas figura la puesta en marcha de una campaña para frenar el acoso sexual en las instituciones públicas, enfatizando en los componentes de prevención de la violencia sexual y feminicidio.

Se acordó que las instituciones gubernamentales presentaran en el plazo de diez días sus planes institucionales para cumplir con la estrategia acordada.

En El Salvador, uno de los países más violentos del mundo, al menos 3.954 personas fueron asesinadas en 2017 y de éstas 470 fueron mujeres.