Un tribunal de Kosovo sentenció el jueves a prisión a dos hombres por su participación en una red de tráfico de órganos.

La jueza Francesca Fischer de la corte internacional en Pristina sentenció al urólogo Lutfi Dervishi a 7½ años de prisión y una multa de 8.000 euros (9.400 dólares). Dervishi no puede ejercer medicina por dos años una vez concluya su sentencia.

El anestesiólogo Sokol Hajdini fue sentenciado a un año de prisión por tomar parte en las operaciones.

Fiscales internacionales en Kosovo han dicho que la clínica Medicus, administrada por Dervishi y su hijo, ha realizó al menos 23 trasplantes de riñones en el 2008, por los que compradores, muchos procedentes de Israel, pagaron de 80.000 a 100.000 euros (94.000-117.000 dólares).

Donantes de riñones de Rusia, Bielorrusia, Kazajistán, Rumania, Israel y Turquía recibieron unos 10.000 euros (11.700 dólares). Los fiscales probaron que todos los donantes eran pobres y que su salud se deterioró tras las operaciones.

Los trasplantes de órganos son ilegales en Kosovo.

Este año, un israelí fue arrestado en Chipre. Era buscado desde el 2010, por Interpol y Rusia, por cargos de tráfico humano e infligir intencionalmente heridas severas. Kosovo ha pedido su extradición, al igual que Rusia.