Morgan Freeman se disculpó el jueves con cualquiera que se haya sentido "incómodo u ofendido" por su comportamiento, luego que CNN reportó que múltiples mujeres han acusado al actor ganador del Oscar de acoso sexual y una conducta inapropiada en platós de cine y otros ambientes laborales.

"Todo el que me conoce o ha trabajado conmigo sabe que no soy una persona que ofendería intencionalmente ni haría sentir a alguien incómodo adrede", dijo Freeman, de 80 años, en un comunicado enviado a The Associated Press por su publicista, Stan Rosenfield. "Mis disculpas a cualquiera que se haya sentido incómodo u ofendido — esa nunca fue mi intención".

Freeman ganó el Oscar en 2005 al mejor actor de reparto por "Million Dollar Baby" (“Golpes del destino”). Fue nominado en otras cuatro ocasiones, incluyendo sus papeles en "El chofer y la señora Daisy" y "The Shawshank Redemption" (“Sueños de libertad”) y es reconocido por su prolífico trabajo de narración en voz en off.

Este año fue reconocido por un premio a la trayectoria del sindicato de actores y artistas de radio y televisión SAG-AFTRA. En un comunicado a The Associated Press, la organización que también representa periodistas, dijo que las acusaciones son “convincentes y devastadoras” contrarias a los intentos por hacer más seguros los ambientes de trabajo en la industria.

“Cualquier persona acusada tiene derecho al debido proceso, pero debemos partir del punto de creer en las valientes voces que han salido a reportar incidentes de acoso”, señala el comunicado. “Ya que el señor Freeman recibió recientemente uno de los reconocimientos más prestigiosos de nuestro sindicado, a la totalidad de su trabajo, estamos revisando qué acciones correctivas se tomarán en esta ocasión”.

El reporte de CNN incluye el relato de una asistente de producción en la película de ladrones de 2017 "Going In Style" (“Un golpe con estilo”), quien detalló un incidente en el que el actor intentó levantar su falda y le preguntó si llevaba puesta ropa interior. Alegó que Freeman la tocó sin su consentimiento y también hizo comentarios indeseados a diario durante el rodaje.

Varias mujeres afirmaron que el actor hacía frecuentemente comentarios sobre sus cuerpos, o que las veía de maneras que les hacía sentir incómodas. CNN habló con 16 personas sobre Freeman, ocho de las cuales dijeron que habían experimentado acoso o un comportamiento inadecuado y ocho dijeron que habían atestiguado este tipo de comportamiento. Siete de ellas describieron acoso o un comportamiento inapropiado en Revelations Entertainment, una empresa que Freeman cofundó con la productora Lori McCreary.

El reporte de CNN también citó versiones de tres reporteras de espectáculos sobre comentarios inapropiados que supuestamente habría hecho Freeman en entrevistas, incluyendo a la coautora del reporte, Chloe Melas, quien dijo que cuando le dio la mano a Freeman no la dejaba ir y la miraba una y otra vez de arriba a abajo mientras decía algo similar a “desearía estar ahí” y “estás buenísima”.