El presidente Lenin Moreno presentó el jueves un programa de reactivación económica que baja impuestos y promueve la inversión mientras rindió su primer informe de labores al cumplir un año al frente del gobierno ecuatoriano.

El mandatario afirmó que el programa --cuyo texto entregó de inmediato a la presidenta de la Asamblea, Elizabeth Cabezas-- devuelve al Estado eficiencia, efectividad y mantiene la dolarización para que la producción crezca y se genere empleo y bienestar.

Ecuador adoptó el dólar de Estados Unidos como moneda propia desde el año 2000.

Para conseguir sus objetivos, Moreno dijo que tiene como principal objetivo atraer inversión nacional e internacional mediante una serie de incentivos, principalmente tributarios. Detalló que los inversionistas no pagarán el impuesto a la renta por ocho años si invierten en Quito o Guayaquil, y diez años si invierten en otras zonas del país. En cualquiera de estos escenarios, se eliminaría el anticipo del impuesto a la renta desde el próximo año, entre otras.

En el seno de la Asamblea, Moreno destacó la reactivación de las libertades en el país luego de las restricciones registradas durante los diez años del régimen de su viejo amigo y antecesor, Rafael Correa. Según Moreno, su gobierno ha atravesado muchas dificultades, principalmente en el plano económico, debido a que Correa le dejó un país sin liquidez fiscal y altamente endeudado, y agregó que para pagar el servicio de la deuda, Ecuador tuvo que pedir créditos por 14.000 millones de dólares.

El mandatario además se mostró indignado por la cantidad de hechos de corrupción que al parecer se registraron durante el anterior gobierno --cuyo monto dijo Cabezas que ascienden a 24.000 millones de dólares-- pero aseguró que su gobierno está tras los capitales obtenidos ilícitamente a fin de traerlos de regreso a Ecuador.

El entonces vicepresidente de Correa, Jorge Glas; el ex contralor general, Carlos Pólit; varios exministros y otros altos funcionarios públicos, especialmente del sector energético, están detenidos y procesados judicialmente relacionados con la red de corrupción de la empresa brasileña Odebrecht.

Moreno precisó que en el corto plazo enviará una ley de extinción de dominio para hacer más eficiente la recuperación de los dineros mal habidos. Asimismo, dio un plazo de 15 días a sus ministros para transparentar contratos y nombramientos suscritos durante su gestión como un acto de evidenciar ante la ciudadanía el nuevo rasgo de su gestión.

Moreno cumple su primer año de gestión con una popularidad alrededor del 50% de acuerdo con las principales firmas de encuestas del país.

El mandatario, que desde finales de la década de 1990 se moviliza en silla de ruedas tras perder la movilidad de las piernas por un asalto, asumió el poder el 24 de mayo de 2017 para un periodo de cuatro años. Sucedió en el poder a Correa, pero poco después el expresidente, fiel a su estilo polémico, se declaró el principal opositor del régimen desde Bélgica, donde reside junto a su familia.