El cadáver de una joven mexicana que desapareció mientras se dirigía a su casa tras tomar clases de inglés en Utah hace tres años fue localizado en un cañón, y la policía investiga el deceso como un homicidio, informaron el jueves las autoridades.

Los restos óseos de Elizabeth Elena Laguna Salgado, de 26 años, fueron descubiertos el viernes pasado por un hombre que buscaba un lugar para acampar en una popular zona de senderismo y pesca ubicada a unos 24 kilómetros (15 millas) del lugar en el que se le vio a Salgado con vida por última vez, en el centro de Provo, Utah.

El deceso de Laguna Salgado se considera sospechoso, dijeron agentes de la policía del condado de Utah y del departamento de policía de Provo a la prensa.

Las autoridades entrevistan a “personas de interés” que no son sospechosas, pero no dieron más detalles.

Un forense intenta determinar la causa de muerte de Salgado, indicaron las autoridades. Su cuerpo sufrió un alto grado de descomposición después de quedar expuesto a los elementos durante, al parecer, varios años, y se logró su identificación gracias a los registros dentales, dijo el jefe de policía del condado de Utah, James Tracy.

El hombre que encontró los restos no es considerado un sospechoso, indicaron las autoridades. Se negaron a difundir la ubicación exacta del hallazgo, pero indicaron que estaba a poca distancia de un camino en una zona boscosa en la que es inusual que las personas dejen sus vehículos.

Salgado fue vista por última vez el 16 de abril del 2015 después de salir de sus clases de inglés e ir caminando hacia su casa en Provo, a 72 kilómetros (45 millas) al sur de Salt Lake City. Salgado era del estado mexicano de Chiapas y llegó a Provo para estudiar inglés aproximadamente un mes antes de desaparecer, poco después de concluir una misión de la Iglesia mormona en México.

El descubrimiento de los restos fue un golpe fuerte para la familia Salgado, que albergaba esperanzas de hallarla viva, dijo Eloy Monge, funcionario del consulado mexicano en Salt Lake City.

La mayoría de su familia vive en México, y ella vivía en Utah con una compañera de habitación al momento de su desaparición.

Su familia inició una búsqueda desesperada tras perder contacto con ella, pues hablaba por teléfono con ellos todos los días. Su tío Rosemberg Salgado dijo que era una joven optimista y espiritual.

Las autoridades locales estaban coordinándose el jueves con el gobierno mexicano para notificar a los padres de Salgado, que viven cerca de Tuxtla Gutiérrez, la capital de Chiapas, dijo Monge. Añadió que ya se les avisó del deceso a sus hermanos.

Dos de los tíos de Salgado que viven en California también fueron notificados del descubrimiento, indicó Tracy.

The Associated Press dejó mensajes telefónicos y de texto a Rosemberg Salgado que no fueron respondidos de inmediato.

Rosemberg Salgado dijo al Deseret News que no puede creer que alguien haya matado a su sobrina, quien vino a Estados Unidos a aprender inglés, convertirse en una mejor persona y “casarse con el tiempo con un buen tipo” y bajo las tradiciones mormonas.

“Encontraremos a quien hizo esto”, declaró Rosemberg Salgado. “No nos detendremos hasta que se encuentre a la persona o personas involucradas”.

La policía calificó el hallazgo como un golpe de suerte tras tres años de investigaciones y cientos de entrevistas. Agentes policiales condujeron decenas de veces cerca del lugar del hallazgo en los últimos años, dijo el sargento de la policía Spencer Cannon, de la policía del condado de Utah.

“Aceptamos cualquier golpe de suerte, en cualquier parte. Hay días que es mejor tener suerte que ser bueno”, dijo Tracy. “Tenemos suerte y estamos agradecidos de que este individuo se haya desviado del camino e ingresado al bosque en donde se realizó el descubrimiento”.