El canciller británico recibió una llamada de unos bromistas rusos que fingían ser el líder de Armenia, y conversó con ellos incluso de temas de importancia internacional, admitió el jueves la Secretaría de Relaciones Exteriores.

El canciller Boris Johnson habló en la llamada de las deterioradas relaciones entre Gran Bretaña y Rusia y lamentó que Moscú “no pueda resistir la tentación de incurrir en conducta inapropiada de un tipo u otro”.

La llamada fue realizada por los humoristas rusos Alexei Stolyarov y Vladimir Kuznetsov, conocidos popularmente como “Lexus y Vovan”, reportó el diario The Guardian. Fingían ser el nuevo primer ministro armenio Nikol Pashinian.

En la llamada de 18 minutos de duración, difundida por la pareja humorista, Johnson habló con ellos de temas sensibles, como el envenenamiento del ex espía ruso Sergei Skripal en territorio británico.

La Secretaría de Relaciones Exteriores británica dijo que Johnson "se dio cuenta de que se trataba de una broma y concluyó la llamada. Investigamos e inmediatamente nos dimos cuenta de que era una broma”.

La dependencia emitió un comunicado afirmando que “el uso de armas químicas en Salisbury y en Siria y los recientes acontecimientos en Armenia son temas serios. Estas acciones infantiles demuestran la falta de seriedad de la persona involucrada y de quienes están detrás de ella".

La oficina de la primera ministra Theresa May dijo que “obviamente esto es algo que no debió haber ocurrido”, y anunció que el gobierno lanzará una investigación en torno a cómo los bromistas lograron hablar con Johnson.

Stolyarov y Kuznetsov, que en el pasado han engañado a otras personas importantes en todo el mundo, han negado tener vínculos con los servicios de seguridad rusos. En el 2015, llamaron por teléfono a Elton John haciéndose pasar por el presiente ruso Vladimir Putin luego que el músico criticó el tratamiento de los homosexuales en Rusia.