Los sindicatos de camioneros han acordado con el gobierno brasileño suspender una huelga que llevaba cuatro días y provocó desabasto de combustibles, reducción en el suministro de alimentos, demoras en las exportaciones y puso en riesgo los vuelos comerciales.

Eliseu Padilha, jefe de gabinete del presidente Michel Temer, dijo a los reporteros el jueves por la noche que varios de los sindicatos que representan a los camioneros acordaron suspender la huelga durante 15 días para darles tiempo a ambas partes de negociar una solución al incremento en el precio de los combustibles que , según los camioneros, reduce significativamente sus ingresos.

El acuerdo coronó un día entero de negociaciones con varios de los principales sindicatos de transportistas.

Diumar Bueno, presidente de la Confederación Nacional de Transportistas Autónomos, dijo al diario Folha de S. Paulo que esperaba que, con el acuerdo, los camioneros retiraran rápidamente los bloqueos en carreteras y avenidas.

Pero se desconoce por el momento cuántos de los miles de camioneros, que por la naturaleza de sus trabajos operan con una buena dosis de independencia, se apegarán a la suspensión de la huelga.

La economía de Brasil depende en gran medida del transporte terrestre, y la huelga iniciada por el aumento de los precios del diésel empezaba a tener graves consecuencias. La policía de carreteras reportó bloqueos en los caminos de casi todos los estados del país.

El aeropuerto de Brasilia, la capital, solo permitía el aterrizaje de los aviones que tuvieran el combustible suficiente para volver a despegar. La medida no ha provocado cancelaciones de vuelos, pero de momento no está claro cuánto tiempo podría continuar antes de que las compañías tengan que mantener sus aviones en tierra. La autoridad de aeronáutica civil y las autoridades aeroportuarias dijeron que monitorean muy de cerca los suministros de combustible.

En las estaciones de gasolina se registraron largas filas, y algunas de ellas se quedaron sin algunos tipos de combustible. En Río de Janeiro, operaban el jueves apenas dos terceras partes de los autobuses de la ciudad, de acuerdo con Rio Onibus, que representa a varias compañías del sector.

Los medios de comunicación locales reportaron desabasto y racionamiento de alimentos en algunos supermercados. Una asociación de supermercados en el sur de Brasil advirtió que la comida perecedera ser acabaría en los próximos días si la huelga continúa. En promedio, las tiendas tienen un suministro de 15 días de productos secos, pero la comida fresca se agotaría o se estropearía antes de esa fecha, agregó la asociación.

La Asociación Brasileña de la Industria de Exportadores de Carne dijo que docenas de empacadoras estaban paralizadas debido a la huelga y se dejaron de exportar 1.200 contenedores con carne al día. Brasil es uno de los mayores exportadores de carne en el mundo.

Jorge Martins, dueño de una distribuidora de naranjas, dijo que no había recibido embarques en días.

"Todo está paralizado”, dijo. “No podemos pagar nada... Nuestras cuentas están empezando a registrar pérdidas porque a diario debemos pagar cuentas”.

Los camioneros protestan por el aumento de los precios del diésel, los cuales han reducido significativamente sus ingresos y demandan una ayuda por parte del gobierno. Los costos del diésel han subido debido al incremento en los precios del petróleo y a la caída del real frente al dólar.

La cámara baja del Congreso aprobó el miércoles una medida que eliminaría algunos de los impuestos sobre el diésel hasta el final del año. Pero aún se requiere la aprobación del Senado.

Los camioneros rechazaron el miércoles la decisión de la paraestatal petrolera Petrobras de reducir el precio del diésel en las refinerías un 10%. La compañía dijo que la medida estaría en vigor durante 15 días y le daría tiempo al gobierno para negociar el fin de la huelga.

“El gobierno piensa que los camioneros son analfabetas y no saben contar”, dijo Vicente Reis, quien ha estado conduciendo durante 20 años. “En 2018, ya hubo un aumento del 25% en los precios del combustible. Y ahora quieren una suspensión de 15 días con una reducción del 10%. Los camioneros saben contar, señor Presidente”.

___

Los videoperiodistas de The Associated Press Mario Lobao y Diarlei Rodrigues en Río de Janeiro y el periodista Stan Lehman en Sao Paulo contribuyeron para este despacho.