Soldados nigerianos y efectivos de autodefensa han violado mujeres que fueron rescatadas del grupo extremista Boko Haram, denunció Amnistía Internacional en un informe publicado el jueves que las fuerzas armadas nigerianas se apresuraron a tachar de “falso”.

Según el informe, miles de mujeres y niñas fueron separadas de sus familias en campamentos en el noreste de Nigeria y violadas. Algunas fueron ultrajadas a cambio de alimentos, otras fueron golpeadas y llamadas “esposas de Boko Haram”.

Esta es la denuncia más reciente de violaciones de los derechos humanos por las fuerzas de seguridad nigerianas en su lucha contra el grupo extremista islámico que ha provocado el desplazamiento de millones de personas y matado o secuestrado a decenas de miles.

El informe de Amnistía Internacional, basado en más de 250 entrevistas, las más recientes de ellas en abril, dice que los presuntos abusos se produjeron cuando las fuerzas armadas avanzaron a partir de 2015 para recuperar territorio que estaba en poder de Boko Haram.

Civiles desplazados durante las operaciones fueron encerrados en campamentos donde miles murieron de falta de alimentos, agua y atención sanitaria entre 2015 y fines de 2016, dijo el grupo defensor de los derechos humanos. La situación mejoró cuando los grupos de ayuda humanitaria sonaron la alarma.

“Muchas mujeres y hombres dijeron que habían sufrido brutalmente bajo Boko Haram y esperaban ser rescatados, pero los militares también los atacaron”, dice el informe. “Las mujeres lo ha sufrido de manera desproporcionada y específica a su género y siguen sufriendo discriminación y violencia”.

El gobierno nigeriano rechazó el informe de Amnistía por su “escasa credibilidad”, y las fuerzas armadas en un comunicado propio denunciaron la “tendencia maliciosa” de la organización.