Las autoridades de la Reserva Federal insinuaron este mes que pronto habrá otra alza en las tasas de interés, al tiempo que hicieron notar varios riesgos para la economía, desde las crecientes presiones salariales hasta daños potenciales derivados de las políticas comerciales del gobierno.

En las minutas de la reunión de la Fed del 1 y el 2 de mayo, divulgadas el miércoles, puede verse que en general los funcionarios se mostraron optimistas acerca del futuro de la economía del país, y señalaron que el próximo aumento en las tasas de interés "probablemente pronto será oportuno". Muchos economistas esperan que el incremento se lleve a cabo en la próxima reunión a mediados de junio.

Los funcionarios expresaron optimismo en torno a las posibilidades de crecimiento y mayor aumento de empleos este año, pero también hablaron sobre "un número de riesgos e incertidumbres", incluidos efectos colaterales de las endurecidas políticas comerciales del gobierno, según se afirma en las minutas.

En su última reunión de este mes, la Fed dejó sin cambios su tasa de interés de referencia. La última vez que el banco central aumentó dicha tasa fue en marzo. En esa reunión, los funcionarios indicaron que esperan incrementar las tasas tres veces este año en total, lo cual igualaría el número de veces en que fueron aumentadas en 2017.

Algunos economistas han comenzado a pronosticar que la Reserva Federal terminará incrementando las tasas un total de cuatro veces este año, y creen que el rápido crecimiento económico _azuzado por los recortes fiscales de 1.500 billones de dólares aprobados en diciembre por el Congreso_ y la constante disminución del desempleo generarán presiones inflacionarias.

La Fed hizo notar que la inflación, según su estándar de medición preferido, finalmente llegó en marzo a su meta de aumentos anuales de 2%, se indica en las minutas. El banco central se refirió a esto como un "blanco simétrico", la frase que las autoridades han estado usando para indicar que les parece bien permitir que la inflación se mantenga por encima del nivel de 2% durante un tiempo, dada la cantidad de años que la Fed no ha podido alcanzar sus metas.