La Unión Americana de Libertades Civiles publicó el miércoles unos documentos en los que detalla acusaciones generalizadas de conducta inapropiada por parte de autoridades fronterizas de Estados Unidos hacia menores de edad, incluida una patada a uno en las costillas, negarle atención médica a una adolescente embarazada y amenazar a otros con abuso sexual.

El informe está basado en más de 30.000 páginas de documentos gubernamentales en respuesta a peticiones bajo la Ley de Transparencia y Acceso a la Información y en una demanda subsecuente. Las acusaciones van de 2009 a 2014 y, de acuerdo con sus autores, son cientos.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) negó rotundamente las denuncias, así como ha rechazado acusaciones similares sobre un uso excesivo de la fuerza en los últimos años. Los documentos recopilados por la Oficina de Litigios Civiles y Derechos Civiles del Departamento de Seguridad Nacional para la ACLU están censurados parcialmente, lo que dificulta evaluar las acusaciones y hallazgos.

La agencia de vigilancia interna del Departamento de Seguridad Nacional ha revisado las denuncias y las halló sin fundamentos, dijo Dan Hetlage, portavoz de la CBP. En 2014, el inspector general del departamento investigó 16 casos de supuesto abuso y negligencia a menores _de 116 que los grupos activistas recabaron_ y reportó que los fiscales federales rechazaron presentar cargos debido a que no había evidencia de los crímenes.

“Las acusaciones falsas hechas por la ACLU contra el gobierno pasado son infundadas”, aseveró Hetlage.

La cantidad de acusaciones, así como su regularidad _abarcan varios años y varios estados, y provienen de menores con distintos antecedentes_, indican un cierto nivel de verdad, indicó Mitra Ebadolahi, abogada del proyecto de litigio de la frontera de la ACLU.

“Estos registros documentan un patrón de intimidación, acoso, maltrato físico, una negativa a proporcionar atención médica, y un proceso de deportación inadecuado entre 2009 y 2014. Estos registros también revelan la ausencia de una supervisión y rendición de cuentas significativas internas o externas a la agencia”, se afirma en el informe, que fue elaborado en coautoría con la Clínica Internacional de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chicago.

La ACLU comenzó a publicar en línea los documentos gubernamentales el miércoles y planea publicar más material, incluidas grabaciones de audio. Entre los casos descritos en la primera publicación de los documentos están los de:

_Una adolescente de 15 años que viajaba sola, la cual dijo que un agente de la Patrulla Fronteriza en Campo, California, amenazó con violarla y ponerla bajo custodia temporal mientras deportaba al resto de su familia si ella no se ofrecía como voluntaria para regresar a México. Una investigación del CBP no encontró ninguna irregularidad.

_Un niño de 13 años que estaba detenido en una estación de la Patrulla Fronteriza en Weslaco, Texas, y dijo que fue asignado a una “habitación helada” vestido sólo con unos calzones durante 24 horas.

_Una joven de 16 años que contó que ella y su hermano de dos años fueron detenidos cuatro días por la Patrulla Fronteriza en la zona del Valle del Rio Grande, donde durmieron en el piso sin cobertores y no les permitieron ducharse ni lavarse los dientes.