Las autoridades de nueve países latinoamericanos capturaron a más de 1.000 personas y decomisaron más 1.500 automóviles y similar cantidad de motocicletas al desmantelar una red dedicada al robo de vehículos.

El director de la policía judicial colombiana, general Jorge Luis Vargas, dijo el miércoles en rueda de prensa que con el apoyo de Interpol se realizaron durante 10 días operativos en Colombia, Ecuador, Perú, Argentina, Chile, México, Bolivia, Paraguay y El Salvador en los que se produjeron las detenciones y decomisos. “Esto demuestra la gran cooperación de los países contra el robo internacional en sus diferentes modalidades”, destacó.

En videoconferencia con las autoridades de esos países Vargas señaló que la investigación, que duró siete meses, determinó la existencia de una estructura delictiva en Colombia que se dedicaba a hurtar los vehículos en atracos o a través de la modalidad de “halado” (llevarse un vehículo que está estacionado) que luego eran sometidos a un proceso de alteración de los sistemas de identificación.

En Colombia fueron capturadas 249 personas en 58 allanamientos en diferentes partes del país y puestas a disposición de la Fiscalía General de la Nación, que los acusa de hurto, fraude y falsificación.

En Ecuador se arrestó a 150 personas y se recuperaron 676 vehículos, 758 motocicletas y cerca de 8.500 autopartes. En Perú 113 ciudadanos fueron puestos a disposición de la justicia local y se recuperaron 353 automotores y 76 autopartes. En Chile se registraron 80 capturas y 66 vehículos fueron recuperados mientras que en Bolivia se ubicaron 171 vehículos y 84 motocicletas robados. En ese país fueron capturados 134 presuntos delincuentes.

Por su parte, las autoridades mexicanas ejecutaron 98 capturas y recuperaron 210 vehículos y 480 motos y en Argentina se produjeron 187 detenciones y fueron ubicados 171 vehículos, 74 motocicletas y 868 partes de automotores.

El robo de vehículos en Colombia deja cada año millonarias ganancias ilícitas.