Papa a católicos en China: hagan gestos de reconciliación

El papa pidió el miércoles a los católicos en China que hagan gestos de reconciliación y muestren que están en total comunión con la Santa Sede, ante lo que parece ser otro estancamiento en los...

El papa pidió el miércoles a los católicos en China que hagan gestos de reconciliación y muestren que están en total comunión con la Santa Sede, ante lo que parece ser otro estancamiento en los prolongados esfuerzos del Vaticano por alcanzar un acuerdo con Beijing para el nombramiento de obispos.

Francisco realizó los comentarios durante su audiencia general semanal y destacó que muchos católicos chinos celebrarán un feriado dedicado a la Virgen María este fin de semana en Sheshan, cerca de Shangai.

El pontífice guió a los miles de fieles congregados en la Plaza de San Pedro a una oración para que los católicos chinos puedan vivir su fe con serenidad “y puedan hacer gestos de fraternidad, harmonía y reconciliación en plena comunión” con el papa.

Los 12 millones de católicos que se estima que hay China se dividen entre los que pertenecen a la Asociación Patriótica Católica de China, respaldada por el gobierno, y los que participan en una iglesia clandestina leal al papa de Roma. Los sacerdotes y fieles que siguen esta tendencia se enfrentan a frecuentes detenciones y acoso.

Francisco, y antes que él Benedicto XVI, han intentado unificar a las dos comunidades. En los últimos meses, funcionarios del Vaticano se mostraron esperanzados con la finalización de un acuerdo que podría resolver el principal obstáculo para la reconciliación.

Según el pacto, el Vaticano reconocería a siete obispos nombrados por las autoridades de Beijing y dos de la facción clandestina de la iglesia, elegidos por el pontífice, abandonarían el cargo. En el futuro, la Santa Sede tendrá un poder efectivo de veto sobre los prelados nombrados por las autoridades chinas, según un funcionario vaticano familiarizado con las conversaciones.

Pero desde que a principios de año se filtró la cercanía del acuerdo, China parece haber endurecido su posición. En febrero, el gobierno introdujo nuevas regulaciones sobre asuntos religiosos y aumentó su hostilidad hacia cualquier organización ajena al control directo del Partido Comunista.

___

El periodista de The Associated Press Christopher Bodeen en Beijing contribuyó con este despacho.