Un cohete Falcon 9 de SpaceX puso en martes en órbita un par de satélites de una misión científica estadounidense-alemana y cinco satélites comerciales de telecomunicaciones después de su lanzamiento desde California.

El cohete despegó de una plataforma en la Base Vandenberg de la Fuerza Aérea a las 12:47 horas y trazó un arco sobre el océano Pacífico, al oeste de Los Ángeles, en su trayecto hacia el Polo Sur.

Su etapa superior desplegó los satélites de investigación minutos después de que alcanzara la órbita. Los satélites para la flota de próxima generación de Iridium Communications fueron desplegados en un proceso que se completó poco más de una hora después del despegue.

La primera etapa del Falcon 9 fue utilizada en enero durante un lanzamiento en Florida. SpaceX no intentó recuperarla esta vez.

Los satélites científicos de la NASA y el Centro de Geociencias de Alemania incluyeron dos sondas idénticas para la misión Experimento de Clima y Recuperación Gravitatoria-Seguimiento (GRACE-FO por sus siglas en inglés), que continuarán el trabajo de dos naves predecesoras que tuvieron una vida útil de 15 años que terminó en octubre.

La misión GRACE-FO detectará el movimiento de las masas de agua de la Tierra y los cambios de masa dentro del planeta, para lo que medirá las variaciones de la gravedad mediante pequeñas fluctuaciones en la distancia entre ambos satélites mientras están en órbita a 220 kilómetros (137 millas) de separación uno de otro, más o menos la distancia entre Los Ángeles y San Diego, a una altitud de unos 490 kilómetros (304 millas).

El mapeo constante del campo gravitatorio revela cambios en las capas de hielo, acuíferos, lagos y el nivel del mar en la Tierra.

“GRACE fue una misión revolucionaria para que entendiéramos el ciclo del agua, el comportamiento del clima y las tendencias ocurridas en los últimos 10 o 15 años”, dijo Frank Webb, científico del proyecto GRACE-FO, en una conferencia de prensa antes del lanzamiento.

La técnica, por ejemplo, ha mostrado las reducciones de masa en Groenlandia y el Antártico debido a las enormes pérdidas de agua que van a los océanos cada año. GRACE también mostró como el centro de California fue afectado por los recientes años de sequía mientras se extraía líquido de un acuífero importante, dijo Webb.