La canciller de Ecuador, María Fernanda Espinosa, pidió el lunes una licencia por 14 días para impulsar el tramo final de su campaña dirigida a presidir la 73 Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas.

En un comunicado enviado por la cancillería se informó que la funcionaria busca dedicarle especial atención a la candidatura, lo que no pudo hacer anteriormente debido a la intensidad de su agenda como ministra de Relaciones Exteriores.

La última vez que Ecuador ocupó ese cargo en la ONU fue hace 45 años.

La postulación de Espinosa se produce cuando cinco bancadas en la Asamblea desde la semana presentaron un pedido de juicio político de Espinosa, a quien acusan de un presunto mal desempeño en sus funciones. Según esos argumentos, la canciller no manejó de buena forma la crisis de violencia en la frontera colombiana que causó el asesinato de periodistas del diario El Comercio y los abusos del asilado fundador de Wikileaks, Julian Assange, en la embajada de Ecuador en Londres.

A ello se suma una queja de Honduras, que denunció que Ecuador rompió un pacto previo en el que se comprometía a apoyar a la candidata de ese país, Mary Elizabeth Flores.

La elección en Naciones Unidas está prevista para el 5 de junio.