Un narcotraficante hondureño cuyos envíos de cocaína fueron suministrados al cartel mexicano encabezado por Joaquín “El Chapo” Guzmán fue condenado el lunes a prisión perpetua.

Un juez federal de Miami impuso la sentencia a Sergio Neftalí Mejía Duarte por su participación en una organización internacional de transporte de narcóticos, de acuerdo con documentos judiciales.

Un jurado había declarado culpable en enero al hondureño, de 41 años, de tráfico cocaína y asociación ilícita para distribuir más de cinco kilogramos de esa droga a sabiendas de que sería ingresada de manera ilegal a Estados Unidos.

Testimonios ofrecidos durante su juicio mostraron que Mejía Duarte utilizó lanchas, helicópteros y aviones para ingresar cocaína de manera ilegal a Estados Unidos. Testigos declararon que gran parte de la droga era suministrada al Cartel de Sinaloa, liderado por Joaquín Guzmán Loera, más conocido como "El Chapo”. Guzmán está encarcelado en Nueva York a la espera de un juicio.

Las autoridades alegan que Mejía Duarte fue responsable de traficar al menos 22 toneladas de cocaína a Estados Unidos.

“La sentencia a prisión perpetua impuesta a Mejía Duarte termina con el reinado de un narcotraficante despiadado”, expresó Benjamin Greenberg, fiscal federal del distrito del sur de Florida.

De acuerdo con evidencias presentadas en el juicio, entre ellas declaraciones de varios de sus socios y fotografías de la confiscación de más de 2.000 kilogramos de cocaína, Mejía Durarte lideraba una organización de transporte de drogas que tenía su sede en Honduras y Guatemala y formaba parte de una cadena de distribución más amplia que incluía a países como Colombia, México y Estados Unidos.

El hondureño y sus aliados recibían cientos de kilogramos de cocaína desde Colombia y Panamá, los almacenaban temporalmente en Honduras o Guatemala, y luego los transportaban, generalmente hacia países del norte como México.

La fiscalía dijo que los gobiernos de Honduras y Colombia colaboraron para lograr la condena de Mejía Duarte.