A pesar de perder en las primarias republicanas con un distante tercer lugar, el polémico empresario estadounidense Don Blankenship anunció el lunes que continuará con su candidatura al Senado de Estados Unidos como aspirante independiente, aunque no está claro si su decisión viola la ley electoral en Virginia Occidental.

Blankenship, ex director ejecutivo de la empresa de carbón Massey Energy, pasó un año en prisión federal por violar las regulaciones tras la explosión de una mina en 2010 donde murieron 29 trabajadores.

Esta vez, el aspirante se postulará como miembro del Partido de la Constitución, que lo nominó por votación unánime, dijo su campaña en un comunicado de prensa.

Blankenship dice que sus puntos de vista personales se alinean con los del Partido de la Constitución, cuyo objetivo es regresar la filosofía del gobierno a sus fundamentos bíblicos y limitar los alcances constitucionales del gobierno federal.

El portavoz del secretario de Estado de Virginia Occidental, Steve Adams, dijo que Blankenship cambió oficialmente su afiliación partidaria. Pero también dijo que la ley electoral de Virginia Occidental prohíbe a un candidato que pierde en una primaria cambiarse de partido y volverse a lanzar.

En comentarios hechos antes del anuncio del lunes, Mike Queen, director de comunicaciones del secretario de Estado Mac Warner, dijo que a Blankenship no se le permitirá postularse para las elecciones generales.

"La posición del secretario (de Estado) es que Blankenship no puede postularse nuevamente en las elecciones generales para el Senado federal", dijo Queen al diario Charleston Gazette-Mail en una historia publicada el sábado. "Si Blankenship sigue con el tema, lo más probable es que tenga que iniciar una acción legal para obligar al secretario a aprobar su candidatura".

El lunes, la oficina remitió las preguntas a su abogado, quien no respondió inmediatamente a los cuestionamientos.

Se espera una contienda muy reñida y podría ayudar a decidir el control del Senado ya que el senador demócrata Joe Manchin busca la reelección. Virginia Occidental le dio al presidente Donald Trump su mayor margen de victoria en 2016 y ha prevalecido una fuerte tendencia republicana en los últimos años.