Las recientes conversaciones entre Estados Unidos y China redundaron en un compromiso de Beijing de “aumentar considerablemente” las compras de bienes y servicios estadounidenses, de acuerdo con un comunicado conjunto emitido el sábado por ambas potencias económicas que intentan reducir sus tensiones comerciales.

Estados Unidos y China también acordaron “aumentos importantes” en las exportaciones estadounidenses de productos agrícolas y relacionados con la energía, así como mayores esfuerzos para incrementar el intercambio de servicios y bienes manufacturados.

Sin embargo, las partes no precisaron en el comunicado las cantidades en dólares en las que China podría incrementar sus compras de productos de Estados Unidos.

En el comunicado tampoco se mencionó si las conversaciones habían resultado en un avance para disminuir el enfrentamiento comercial entre las dos economías más grandes del mundo. Ambas naciones han intercambiado amenazas de imponer mutuamente aranceles punitivos por miles de millones de dólares.

Según el documento, Washington y Beijing coincidieron en la necesidad de adoptar “medidas efectivas” para reducir el déficit comercial estadounidense y fortalecer la cooperación para proteger la propiedad intelectual. Estados Unidos enviará un equipo a China para elaborar posteriores detalles, de acuerdo con el texto.

Uno de los objetivos del gobierno del presidente Donald Trump es conseguir que China adopte medidas que reduzcan el déficit que Estados Unidos tiene en el comercio de bienes con China en al menos 200.000 millones de dólares para finales de 2020. Analistas externos habían afirmado que era altamente improbable que el gigante asiático aceptara alguna vez la exigencia de Estados Unidos de una reducción específica del saldo comercial negativo estadounidense.

Esward Prasad, economista y experto comercial de la Universidad Cornell, dijo que el comunicado del sábado parecía un intento para reducir de momento las tensiones que se estaban exacerbando.

“El gobierno de Trump parece ansioso de diseñar por lo menos una paz temporal con China que garantice el tránsito sin contratiempos hacia la cumbre Kim-Trump de junio”, afirmó Prasad, en referencia a la reunión del 12 de junio entre Trump y el gobernante de Corea del Norte.

“Es probable que este acuerdo, por débil y vago que sea, sirva por lo menos de base para retrasar la imposición de los aranceles” que Estados Unidos y China han advertido impondrán uno al otro, señaló Prasad.