Un inmigrante guatemalteco obligado a buscar refugio en una iglesia de Massachusetts para evitar ser deportado tuvo que abandonar el recinto para ser operado del apéndice.

Tras la cirugía de emergencia, partidarios de Lucio Pérez lo escoltaron el jueves de vuelta a la iglesia First Congregational Church en Amherst. Temían que sería detenido estando afuera, aunque un funcionario de inmigración descartó esa posibilidad.

John Mohan, portavoz del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés), dijo al diario Boston Globe que no hubo intento alguno de detener a Pérez pues la política de la agencia es que no se detiene a personas dentro de lugares como iglesias y hospitales.

Pérez vino a Estados Unidos sin papeles hace 20 años. Buscó refugio en la iglesia en octubre pasado.