El exespía ruso Sergei Skripal fue dado de alta en un hospital británico más de dos meses después de haber sido envenenado con un agente neurotóxico que lo puso al borde de la muerte, informaron los médicos el viernes.

Skripal, de 66 años y su hija Yulia fueron hallados inconscientes en la ciudad inglesa de Salisbury el pasado 4 de marzo y pasaron semanas en estado crítico. Yulia, de 33 años, se recuperó más rápidamente que su padre y salió del hospital el mes pasado.

El hospital de distrito de Salisbury dijo el viernes que las tres personas hospitalizadas a raíz del ataque _los Skripal y un policía que acudió en su ayuda_ fueron dados de alta. Los Skripal fueron trasladados a un lugar no revelado, por su seguridad.

"Hemos podido dar de alta a Serguei Skripal", dijo la directora de enfermería del hospital, Lorna Wilkinson. "Esta es una etapa importante en su recuperación, que continuará fuera del hospital".

Serguei Skripal es un exagente de inteligencia ruso condenado por haber espiado para Gran Bretaña y fue entregado en un intercambio de prisioneros en 2010. Vivía discretamente en Salisbury, 145 kilómetros al suroeste de Londres, cuando lo atacaron.

Gran Bretaña sostiene que los Skripal fueron envenenados con un agente neurotóxico de grado militar y que Rusia estuvo detrás del ataque. Moscú niega toda participación en el hecho.

El ataque provocó una crisis diplomática digna de la Guerra Fría entre Rusia y Occidente, con expulsiones de cientos de diplomáticos de ambas partes.

La agencia internacional que vigila las armas químicas confirmó la conclusión británica de que los Skripal fueron envenenados con novichok, un agente neurotóxico fabricado en la Unión Soviética. Rusia dice que Gran Bretaña no puede demostrar que la sustancia empleada fue fabricada allá.

La policía británica sostiene que la toxina fue frotada en el picaporte de la puerta de la casa suburbana de Skripal. Cientos de agentes del antiterrorismo han sido asignados al caso. Hasta el momento no se han señalado sospechosos.