Los palestinos reanudaron el viernes sus intensas protestas en la frontera de Gaza con Israel al tiempo que un organismo de derechos humanos de la ONU criticó al gobierno israelí por su “uso desproporcionado e indiscriminado de la fuerza” que dejó al menos 59 palestinos muertos durante la semana.

Israel condenó la resolución del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y señaló que carecía de imparcialidad.

Las protestas del viernes en Gaza _las octavas en igual número de semanas_ fueron blanco del fuego y gases lacrimógenos israelíes, y al menos 23 personas resultaron heridas, indicó el Ministerio de Salud de Gaza.

Egipto, por su parte, dijo que abrió su cruce fronterizo de Rafah con Gaza y que lo mantendrá así todo el mes sagrado musulmán del ramadán, al parecer en un intento por reducir la crisis en ese territorio empobrecido y densamente poblado.

Los organizadores de las protestas indicaron que en gran medida el propósito de estas es romper el bloqueo impuesto por Israel y Egipto y apremiar al gobierno israelí a que disminuya las restricciones. Desde que las manifestaciones comenzaron el 30 de marzo, más de 110 palestinos han perdido la vida y más de 2.500 resultaron heridos por disparos de arma de fuego, según el Ministerio de Salud. Funcionarios palestinos dijeron que la mayoría de las víctimas eran manifestantes desarmados. Hay un soldado israelí herido.

Las protestas semanales se intensificaron el lunes cuando unos 40.000 habitantes de Gaza se dirigieron a la frontera. Al igual que en manifestaciones anteriores, los inconformes incendiaron neumáticos, lanzaron bombas incendiarias y piedras contra las fuerzas israelíes e intentaron atacar la valla fronteriza. En respuesta, francotiradores israelíes abrieron fuego, mataron a 59 palestinos e hirieron a cientos durante la jornada más sangrienta de la violencia transfronteriza en Gaza desde la guerra de 2014 entre Israel y Hamas.

Las protestas del viernes comenzaron más tarde que las de las últimas semanas y en ellas participaron un número menor de personas, al parecer debido al ayuno del ramadán. La mayoría de los participantes se reunieron en campamentos de carpas a una distancia segura de la frontera, pero decenas sí se acercaron a la valla.

Horas antes, diversos lesionados en Gaza con ciudadanía jordana, junto con sus parientes, fueron trasladados a Jordania para recibir atención médica a solicitud del rey jordano, dijeron las fuerzas armadas israelíes, que no precisaron la fecha en que fueron heridas.

En Ginebra, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU votó 29-2 con 14 abstenciones para establecer una comisión que indague las acciones israelíes.

En una reunión especial, el consejo respaldó una resolución que también condenó “el uso desproporcionado e indiscriminado de la fuerza por las fuerzas israelíes de ocupación contra civiles palestinos”.

___

Sweilam contribuyó desde El Cairo. El periodista Samy Magdy de The Associated Press en El Cairo contribuyó a este despacho.