El ejército colombiano destruyó un laboratorio para el procesamiento de cocaína en el noreste del país que según las autoridades pertenecería a la guerrilla Ejército de Liberación Nacional.

El ministro de la Defensa, Luis Carlos Villegas, informó en una rueda de prensa que “se ubicó ayer (miércoles) y se destruyó un complejo para el procesamiento de cocaína y pertenece al frente Juan Fernando Porras del ELN. Tropas del ejército colombiano lo encontraron... y tenía 4,4 casi 4,5 toneladas de cocaína pura”.

Villegas destacó que se trata de uno de los laboratorios más grandes que se han encontrado a las redes de narcotráfico y la guerrilla. “Es realmente un complejo muy importante y el éxito de esta operación genera un daño grave para el ELN”, añadió.

El ejército indicó en un comunicado que el laboratorio tenía capacidad para producir mensualmente ocho toneladas del alcaloide y ocupaba un área aproximada de 200 metros que incluían depósitos de insumos, zonas empleadas para la producción y secado de la cocaína.

Por otra parte, la empresa estatal Ecopetrol señaló a The Associated Press que un tramo del oleoducto Transandino, al sur del país, fue atacado con explosivos en el departamento de Nariño por lo que se ha suspendido el bombeo de crudo. Se espera que el ejército colombiano les dé seguridad a 10 operarios que fueron enviados al lugar.

En lo que va del año se han registrado 12 atentados contra instalaciones de la petrolera. Según el ejército los autores de este último ataque serían miembros del ELN.

Delegados del ELN y del gobierno del presidente Juan Manuel Santos mantienen conversaciones de paz en La Habana, Cuba.

El ELN tiene cerca de 1.500 miembros y fue fundado en la década de 1960. En sus inicios estuvo encabezado por sacerdotes católicos radicales relacionados con la teología de la liberación y la ideología comunista que buscaban solucionar la profunda inequidad social y económica de Colombia.