Un niño de 7 años murió tras recibir un disparo en la cabeza en los suburbios de Minneapolis, informó la policía.

La policía de Plymouth informó que los oficiales fueron llamados alrededor de las 3 de la tarde del miércoles, tras un reporte de que un niño estaba sangrando de una herida en la cabeza. Cuando los agentes llegaron a la casa descubrieron que había sufrido una herida de bala.

Los esfuerzos para salvarlo no tuvieron éxito y fue declarado muerto en la escena. No se dio a conocer el nombre del menor ni las circunstancias del tiroteo. Las autoridades investigan el caso.