Burundi votaba el jueves en un referéndum que propone introducir cambios en la Constitución que podrían ampliar el mandato del presidente hasta 2034.

Cinco millones de burundeses están registrados para votar en una consulta marcada por el miedo a la violencia ante los esfuerzos de Pierre Nkurunziza para prolongar su presidencia pese a una oposición generalizada.

La nación del este de África se sumió en la violencia en 2015, cuando Nkurunziza intentó presentarse para un polémico tercer mandato, provocando enfurecidas protestas callejeras que las autoridades reprimieron violentamente.

En la capital, Buyumbura, había largas filas de votantes y las fuerzas de seguridad estaban desplegadas por toda la ciudad.

Los centros de votación cierran a las 18:00 horas pero no estuvo claro cuando se anunciarán los resultados finales.

Nkurunziza, que llevó a cabo una enérgica campaña a favor de las modificaciones constitucionales, votó en su provincia natal, Ngonzi.

Entre las enmiendas está la ampliación de la duración del mandato presidencial de cinco a siete años. Si el resultado de la consulta le es favorable, Nkurunziza podría revalidar la presidencia por un total de 14 años más una vez termine su actual mandato en 2020.

Los opositores quieren la marcha del presidente alegando que cumplió el gobierno máximo permitido por la Constitución.

Las tensiones aumentaron la semana pasada después de que atacantes no identificados armados con machetes y armas de fuego perpetraran una masacre en una zona rural del noroeste del país, cerca de Congo, matando a 26 personas, muchas de ellas niños. El gobierno culpó a un “grupo terrorista”.