Corea del Sur dijo el jueves que está presionando para reprogramar las conversaciones de alto nivel canceladas por Corea del Norte en la víspera y que mantendrá una estrecha comunicación con Washington y Pyongyang para incrementar las oportunidades de éxito en la cumbre entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong Un, para resolver el enfrentamiento por el arsenal nuclear del Norte.

El anuncio del Consejo de Seguridad Nacional de Seúl se produjo un día después de que Corea del Norte amenazó con cancelar el encuentro entre Trump y Kim apuntando que no estaba interesada una operación “unilateral” pensada para que entregue sus armas nucleares. Pyongyang canceló también una reunión de alto nivel con su vecino del sur en protesta por las maniobras militares conjuntas entre los ejércitos surcoreano y estadounidense, que considera como ensayos para una invasión.

La sorpresiva decisión pareció enfriar el inusual ambiente de acercamiento de la hermética nación, que el año pasado realizó una provocadora serie de ensayos de armas que muchos temían que dejasen a la región al borde de una guerra nuclear. Los analistas dicen que es poco probable que Corea del Norte quiera acabar con todos los esfuerzos diplomáticos, sino que lo más probable es que quiera ganar peso antes de las conversaciones entre Kim y Trump previstas para el 12 de junio de Singapur.

Corea del Sur, que intercedió para el encuentro entre Kim y Trump, seguirá con su labor de mediación “empleando múltiples canales de comunicación con Estados Unidos y Corea del Norte para que la cumbre Corea del Norte-Estados Unidos pueda desarrollarse con éxito”, dijo el Consejo de Seguridad Nacional tras una reunión presidida por Chung Eui-yong, el principal asesor del presidente, Moon Jae-in, en materia de seguridad.

El organismo también pidió a Pyongyang que cumpla fielmente con los acuerdos alcanzados entre Moon y Kim en su reunión del mes pasado, tras la cual efectuaron una vaga promesa para la “completa desnuclearización” de la península y un compromiso para una paz permanente.

Altos cargos de las dos Coreas iban a reunirse el miércoles para abordar la puesta en marcha de los acuerdos sobre el alivio de las tensiones en la militarizada frontera y mejorar su relación. Pero horas antes del inicio de la reunión, Pyongyang informó a Seúl de que “suspendía indefinidamente” el diálogo.

___

Los periodistas de The Associated Press Hyung-jin Kim y Foster Klug contribuyeron a este despacho.