Musulmanes de todo el mundo realizaban el miércoles preparativos de última hora para comprar alimentos y organizar las cenas que rompen el ayuno diario durante el mes de Ramadán.

Arabia Saudí y otras naciones de mayoría musulmana como Egipto e Indonesia, declararon que el Ramadán comenzará el jueves en base a un método de observación de la Luna. Los musulmanes siguen un calendario lunar, y este método de observación puede llevar a que los distintos países declaren el inicio del mes sagrado con uno o dos días de diferencia.

Algunas mezquitas de Estados Unidos ya declararon que el ayuno comenzará el miércoles, mientras que en otras lo hará el jueves.

El ayuno del Ramadán _ un mes en el que está prohibido comer e incluso beber agua entre la salida y la puesta del sol _ busca acercar a los fieles a dios y recordarles a los menos afortunados. Además supone una oportunidad para dejar adicciones como la cafeína y el tabaco.