No todos los israelíes se oponen al acuerdo con Irán

Si bien el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu se opone enfáticamente al acuerdo nuclear con Irán, muchos israelíes, incluyendo experimentados comandantes militares, no están de acuerdo con él...

Si bien el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu se opone enfáticamente al acuerdo nuclear con Irán, muchos israelíes, incluyendo experimentados comandantes militares, no están de acuerdo con él.

El presidente estadounidense Donald Trump anunció el martes que Estados Unidos se retirará del acuerdo concretado entre Irán y las potencias mundiales, bajo el cual se levantarían las sanciones contra el país a cambio de que reduzca sus actividades nucleares.

Netanyahu ha sido un vocal crítico del pacto, denunciando que no contiene suficientes cláusulas que impidan a Irán tener armas atómicas, y que no prevé medida alguna para poner coto a las actividades bélicas iraníes en la región, ni a su programa de misiles de largo alcance.

El desdén que Trump le tuvo al acuerdo ha sido una buena noticia para Netanyahu.

Sin embargo, no todos los israelíes coinciden con su primer ministro.

"Un anuncio estadounidense de que se está retirando del acuerdo permitirá a Irán crear discrepancias entre las potencias mundiales y gradualmente se iría aflojando la supervisión internacional sobre su programa nuclear", estimó Amos Guilad, un comandante militar israelí retirado, en declaraciones publicadas por el diario israelí Haaretz.

"Si los estadounidenses se retiran del acuerdo, tienen que tener una alternativa, y no veo que la tengan”, agregó.

Guilad dijo que Israel debe fijar prioridades en cuanto a las amenazas que enfrenta.

“Si Irán sigue con su programa nuclear suspendido por otros ocho o 10 años, como lo establece el acuerdo, ello nos permitiría concentrarnos en temas más urgentes como la presencia militar iraní en Siria, y nos permitiría prepararnos para la posibilidad futura de tener que lidiar con la amenaza nuclear si estalla un enfrentamiento", dijo a Haaretz.

Israel considera a Irán como una amenaza existencial debido a sus programas nuclear y de misiles, su apoyo a grupos violentos antiisraelíes y llamados explícitos a destruir al estado judío.