Activistas piden a CIDH investigar violencia en Nicaragua

Activistas de Nicaragua pidieron el lunes a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que atienda la situación en su país, donde al menos 59 personas han muerto en el marco de las...

Activistas de Nicaragua pidieron el lunes a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que atienda la situación en su país, donde al menos 59 personas han muerto en el marco de las protestas contra el gobierno del presidente Daniel Ortega.

Se trata de una “masacre indiscriminada que fue perpetrada por agentes de la policía con grupos paramilitares”, dijo Marcos Carmona, secretario general de la Comisión Permanente de Derechos Humanos de Nicaragua, durante una audiencia de la CIDH celebrada en Santo Domingo, República Dominicana.

A la audiencia, que forma parte del periodo de sesiones que la Comisión comenzó el lunes, no asistieron representantes del gobierno nicaragüense. La reunión estaba destinada a tratar el tema de las presuntas amenazas contra grupos ambientalistas nicaragüenses, pero los activistas pidieron un minuto de silencio en memoria de las víctimas de las protestas.

Carmona aseguró que con el deceso de una persona la noche del domingo suman 59 víctimas, incluidos cinco adolescentes, además de unos 170 heridos de bala a quienes el gobierno presuntamente les ha negado una adecuada atención médica.

“No puedo dejar de mencionar mi impacto de que la cifra de muertos ha subido hasta 59”, dijo la comisionada chilena Antonia Urrejola, integrante de la CIDH y relatora para Nicaragua.

Las protestas comenzaron el mes pasado cuando estudiantes salieron a las calles para expresar su rechazo a una reforma a la ley del seguro social y la policía los reprimió de manera violenta.

Ante la oposición popular, el gobierno retiró la propuesta de reforma y anunció un diálogo con diferentes sectores de la sociedad, pero las protestas han continuado.

Urrejola explicó que ante la negativa del gobierno de aceptar una visita de la CIDH, el organismo interamericano establecerá una sala de respuesta oportuna para atender la situación del país centroamericano.

Luis Ernesto Vargas, segundo vicepresidente de la CIDH, confió que en los próximos días ese organismo pueda tener acceso a una visita a Nicaragua.

En una audiencia paralela, representantes de la Comisión hablaron del sentimiento de frustración e impotencia que surge ante la demora del gobierno de México para resolver los casos de mujeres secuestradas y asesinadas en la ciudad norteña de Ciudad Juárez durante la década pasada.

La presidenta de la CIDH, Margarette May Macaulay, dijo que “deben” de resolverse esos casos ante representantes del Estado mexicano durante la audiencia sobre Liliana García, quien a los 17 años fue secuestrada, torturada, violada y asesinada en Ciudad Juárez en 2001 sin que se haya detenido hasta la fecha a ningún implicado.

Norma Andrade, la madre de García, narró las trabas burocráticas por las que ha pasado el expediente, así como los dos atentados de los que ella ha sido objeto y cuyas investigaciones fueron archivadas sin hallar a los responsables.

“Estos son los casos donde no hay palabras”, reconoció Rafael Avante, subsecretario de derechos humanos de la Secretaría de Gobernación de México, y destacó que además de doloroso, el asesinato de García y otras mujeres en Ciudad Juárez es “vergonzoso para el Estado mexicano”.

Karla Salas, de la organización civil Grupo de Acción, recordó que según las investigaciones y análisis de ADN, uno de los agresores de García participó en al menos otros cinco secuestros, violaciones y homicidios de igual número de mujeres en Juárez.

-------------------

Ezequiel Abiú López está en Twitter como: https://twitter.com/Ezequiel_Abiu?lang=en