Deslucida participación electoral en los comicios de Líbano

Las primeras elecciones nacionales en Líbano en nueve años estuvieron marcadas el domingo por una participación poco entusiasta, reflejo de la frustración de los votantes con la corrupción y el...

Las primeras elecciones nacionales en Líbano en nueve años estuvieron marcadas el domingo por una participación poco entusiasta, reflejo de la frustración de los votantes con la corrupción y el estancamiento económico.

Los políticos exhortaron a los ciudadanos a que acudieran a sufragar, y las fuerzas de seguridad pasaron apuros para mantener el orden luego de que se desataron algunos pleitos en las casillas y en sus alrededores.

El presidente Michel Aoun les pidió a los votantes que participaran en un discurso televisado una hora antes de que las casillas cerraran al anochecer.

“Si usted desea un cambio, debe ejercer su derecho” al voto, afirmó en un mensaje publicado simultáneamente en Twitter.

Fueron los primeros comicios en el país desde que estalló la guerra en la vecina Siria en 2011, lo que derivó en la llegada de más de un millón de refugiados al Líbano, una nación pequeña con una población estimada de unos 4,5 millones de personas. El conflicto ha dividido al país: se enfrentan los que respaldan la intervención apoyada por la organización islámica Jezbolá en Siria para ayudar al presidente Bashar Assad y los que se oponen a ello, los cuales cuentan con el respaldo de Arabia Saudí.

Se prevé que los primeros resultados comiencen a anunciarse el domingo ya avanzada la noche, pero los oficiales serían difundidos hasta el lunes.

La baja participación _entre el 32% y el 42% del electorado en los distritos electorales de Beirut, según el ministro del Interior Nouhad Machnouk_ permite percibir una apatía generalizada entre los votantes con respecto a las principales corrientes políticas que gobiernan el país, y deja abierta la posibilidad de que candidatos opositores puedan ganar escaños en el Parlamento.

Machnouk dijo que la participación a nivel nacional fue de 49%, en comparación con 54% en 2009. Ello a pesar de que se reestructuró la ley electoral con el fin de alentar al voto a través de la representación proporcional.

“Estos líderes están destruyendo los hogares, no construyéndolos”, dijo Ahmad Khashouq, de 43 años, un guardia de seguridad privado en Beirut. Khashouq, del poblado de Zahle en el Valle de la Becá, dijo que no votaría en los comicios después de que sintió que su voto se desperdició en 2009, la última vez que hubo elecciones.

Más de 500 candidatos se postularon a ocupar las 128 bancas en la Asamblea Nacional de Líbano.

Hubo algunos pleitos a golpes en las casillas de diversas partes del país por acusaciones de relleno de urnas y de maniobras ilegales de campaña.

___

El periodista Hassan Ammar de The Associated Press contribuyó con este despacho.