Connecticut: Explosión deja víctimas tras llamada a policía

La llamada de una mujer en Connecticut a la policía para denunciar violencia doméstica llevó a un enfrentamiento y a una explosión en una granja detrás de la vivienda que dejó un muerto y a nueve...

La llamada de una mujer en Connecticut a la policía para denunciar violencia doméstica llevó a un enfrentamiento y a una explosión en una granja detrás de la vivienda que dejó un muerto y a nueve policías heridos, informaron el jueves las autoridades.

Los policías se encontraban hospitalizados pero no graves tras el suceso ocurrido el miércoles por la noche , y los restos de una persona no identificada fueron hallados en la vivienda en North Haven, dijo la policía estatal Kelly Grant en conferencia de prensa.

Grant dijo que no podría confirmar la identidad del muerto hasta que se le practique una autopsia. La mujer que llamó no estaba en la casa cuando llegaron los agentes el miércoles por la noche, pero Grant rehusó divulgar su condición debido a que es parte de la investigación.

Los propietarios de la casa, Deborah y John Sayre, están en medio de un proceso de divorcio, según documentos judiciales.

Deborah Sayre pidió el divorcio el 18 de abril y en el formulario llenó el cuadrante con la frase de que el matrimonio "ha colapsado de manera irrevocable". La mujer no contestó un mensaje telefónico dejado el jueves.

El jefe policial de North Haven, Jonathan Mulhern, dijo que una mujer llamó a la policía para denunciar violencia doméstica y los policías estuvieron horas tratando de convencer al hombre a que salga de la casa, hasta que ocurrió la explosión.

Los nueve policías seguían hospitalizados el jueves. Eran miembros de la unidad de respuesta táctica y entre ellos había cinco de East Haven, tres de North Haven, y uno de Branford.

"Todos sufrieron heridas características de una explosión”, dijo Mulhern. "Este suceso no sólo impactó al Departamento de Policía de North Haven, no sólo impactó a nuestra comunidad, sino que se ha hecho sentir mucho más allá afectando a las comunidades del sur y centro de esta región”.

Los bomberos continuaban el jueves tratando de sofocar las llamas en la granja, que también afectaron a otras estructuras y vehículos aledaños.

Los habitantes de la zona escribieron en la página de Facebook de la policía que escucharon el estallido y que sintieron cómo se estremecían sus viviendas. Refuerzos policiales acudieron al lugar a medida que se expandía el incendio y se escuchaban otras explosiones menores.

Joan Mazurek, quien vive a un kilómetro y medio (una milla) del lugar, dijo que pensó que un tren había chocado contra su casa.

”Dios mío, escuchamos todas las ambulancias y los camiones de bomberos, era increíble el ruido que hacían todos los vehículos de emergencia”, comentó Mazurek, una contadora retirada de 76 años de edad. "Es algo asombroso, nunca ocurre algo así en North Haven".

La policía estatal dijo que estaba a cargo de la investigación. El Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de Estados Unidos también despachó agentes al lugar de los hechos.

North Haven está ubicada justo en las afueras de New Haven, donde está la Universidad de Yale.