Ayudarán a insectos en el río Colorado que alimentan a peces

Todo buen lugar para pescar depende de la salud y bienestar de sus insectos. En un tramo del río Colorado, corriente abajo de una presa en la frontera entre Arizona y Utah, los pescadores han...

Todo buen lugar para pescar depende de la salud y bienestar de sus insectos.

En un tramo del río Colorado, corriente abajo de una presa en la frontera entre Arizona y Utah, los pescadores han capturado truchas flacas que no oponen gran resistencia tras morder el anzuelo.

Resulta que es porque no tienen comida suficiente, según los científicos.

Los investigadores del Servicio Geológico de Estados Unidos confían en que un experimento para liberar flujos constantes pero bajos de agua aumente las posibilidades de supervivencia de los huevos que depositan los insectos. El experimento comienza este fin de semana y se extenderá por meses.

“Por la razón que sea, el río abajo de la Presa de Cañón Glen carece de diversidad”, dijo Scott VanderKooi, que supervisa el Centro de Monitoreo e Investigación del Gran Cañón en Flagstaff.

Los científicos prevén un aumento de 26% en la población de moscas negras y mosquitos en los próximos meses, y después el regreso de insectos más grandes vistos en otros tramos del río Colorado pero que desaparecieron en gran parte de la sección conocida como Lees Ferry. Cuando los insectos prosperan, también lo hacen los peces, los murciélagos, las aves y otros depredadores, dicen los científicos.

Los insectos depositan sus huevos en superficies duras como piedras, trozos de madera o plantas que están cerca de la orilla del río. Las fluctuaciones en el nivel del agua causadas por la presa pueden exponer los huevos y hacer que se sequen.

Los huevos mueren si el agua no los cubre de nuevo en una hora, dijo Jeff Muehlbauer, ecólogo investigador del Servicio Geológico.

El experimento es parte de un plan aprobado en 2016 para controlar el funcionamiento de la presa, que contiene al lago Powell. El plan permite mayores flujos para empujar la arena acumulada en los tributarios del río Colorado a través del Gran Cañón, así como otros experimentos con el flujo que podrían ayudar a las truchas.

“Se trata de una empresa para comprender primero cuál es la condición de todos estos recursos distintos _los peces, los bancos de arena_ y después hacer los ajustes con base a los cambios en el ecosistema”, declaró John Hamill, voluntario de Trout Unlimited, que trabajó en el plan.

Los flujos no alterarán el volumen de agua que la Oficina de Recuperación debe entregar a los estados en la cuenca baja del río Colorado y México. Los flujos bajos de fin de semana podrían ser compensados con flujos más altos entre semana, según la agencia.

Sin embargo, la generación hidroeléctrica se verá afectada a un costo de 335.000 dólares.

“No estamos desperdiciando agua ni nada en nombre de los insectos”, dijo el portavoz de la agencia, Chris Watt. “Estamos aprovechando los flujos que debemos liberar río abajo. Haremos que fluctúen cuando quizá beneficien a los insectos”.